De las cenizas del incendio de Eume, nace una plataforma para su defensa
Ya casi nadie duda, ni el Gobierno gallego ni los propios vecinos de la zona, de que el incendio que ha afectado a casi mil hectáreas del parque natural de As Fragas do Eume, en Galicia, ha sido intencionado. Delincuentes que queman el patrimonio natural, un patrimonio de todos y, quizá, el más valioso de Galicia.

La prolongada sequía que sufre Galicia ayudó al o a los pirómanos y dificulta las labores de extinción. Además, fuertes rachas de viento del Nordés que han llegado a alcanzar una velocidad de 60 km/h, propagaron el incendio. De las 750 hectáreas arrasadas, la mayor parte (unas 500) son de masa arbolada y 250 más de monte raso.

Que a fecha tan temprana, 1 de abril, ya se produzca un incendio de tanta gravedad, no presagia nada bueno para este verano de 2012 en la Península Ibérica. La sequía continúa y el monte está cada vez más seco. Si no se pone un especial cuidado, en verano, los incendios pueden devorar grandes extensiones de bosques.

Por otra parte, ¿qué ocurre en Galicia? ¿Por qué parece que se producen más incendios en esa región? Ante este interminable problema de los numerosos incendios que se producen en la región, los grupos ecologistas han comenzado a movilizarse. Diversos colectivos ecologistas de Galicia han decidido constituir la Plataforma en Defensa das Fraguas do Eume.

Esta asociación nace con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública acerca del valor ecológico del parque natural. El acto de constitución se celebrará en Pontedeume (A Coruña) a las ocho de la tarde. Los ecologistas confían en que la gente se una a este evento y muestre su malestar por este fuego y, en general, por la problemática de los incendios (muchos de ellos, provocados) que se vive en Galicia todos los años.

Por otra parte, organizaciones como Adega han exigido responsabilidades penales y políticas, además de un análisis de la gestión política, tanto en lo que se refiere a las labores de extinción, como a la gestión de las parques y a la política de prevención de incendios.

La citada asociación ha denunciado el recorte de 20 millones de euros en los presupuestos para la prevención de incendios y otros dos millones para la extinción.