Decenas de muertos y miles de heridos por avispas en China
Parece una situación sacada de una mala película de ciencia ficción o una broma del Día de los Inocentes, pero el caso es que ha ocurrido en la realidad. Un aumento de los ataques de avispas de gran tamaño, ha acabado con 41 personas muertas y más de mil heridas. Ha ocurrido en el noroeste de China, en la provincia de Shaanxi, en las ciudades de Ankang, Hanzhong y Shangluo.

Cientos de víctimas tuvieron que ser hospitalizadas, algunas en condiciones críticas. Los expertos aseguran que ha ocurrido cuando las avispas estaban emigrando (de ahí que fueran en grupo) y buscaban comida para proseguir su viaje.

En todo caso, el ataque de las avispas ha sido feroz. El mayor problema ha sido, lógicamente, para las personas que son alérgicas a las picaduras de estos insectos. Las autoridades de la provincia de Shaanxi enseguida mandaron a expertos para que fueran a ayudar a las personas que habían sufrido las picaduras. Además, los bomberos fueron equipados con trajes especiales de protección e insecticidas para tratar de solucionar el problema.

Los hospitales llegaron a recibir a un total de 583 pacientes. Setenta de los pacientes estuvieron debatiéndose entre la vida y la muerte por las picaduras de estas avispas que, debido al aumento de vegetación y a la subida de las temperaturas, se vuelven especialmente agresivas en verano y otoño.

Cambios ecológicos

Decenas de muertos y miles de heridos por avispas en China
Con el objetivo de proteger a los ciudadanos, el departamento de bomberos ha destruido más de trescientas colmenas. Las víctimas de picotazos fueron trasladados a tres hospitales diferentes, que se convirtieron en verdaderos hospitales de campaña para tratar un problema tan específico y transitorio, pero que hizo saltar la voz de alarma en toda la región.

El profesor de Entomología de la Universidad Noroeste, Hua Baozhen, asegura que hay menos depredadores que comen avispas, como arañas o pájaros, así como otros cambios ecológicos, de modo que aquéllas crecen fortalecidas y hay muchas más que en años anteriores. Cuando se alteran los ecosistemas y el medio ambiente, no se puede saber de dónde vendrá el peligro.