Decoración ecológica
La decoración eco-amigable es un aspecto clave si deseamos tener un hogar más verde. Son muchas, casi infinitas, las posibilidades que nos brinda el reciclaje creativo y también el mundo vegetal para llenar nuestro hogar de objetos ecológicos y de plantas para que cumplan la doble función de resultar decorativos, en ocasiones, también prácticos.

Será fácil encontrar modos de hacer tu hogar más ecológico reciclando o reutilizando objetos cotidianos de uno u otro modo, crando adornos con Naturaleza muerta, como hojas o flores secas, y también viva, rodeándonos de plantas ornamentales.

Por un lado, hemos de tener en cuenta que la decoración ecológica ha de basarse en principios básicos como las famosas tres erres de la ecología: reciclar, reutilizar y reducir. Entre otras cosas, ello significa que todo aquello que pueda tener una segunda vida será un buen candidato como materia prima para el reciclaje o, cómo no, también para volver a utilizarse con el mismo u otro fin.

Decoración ecológica
Además, reducir los objetos decorativos es otro modo de tener una actitud ecológica. Por lo tanto, aunque los objetos no se hayan fabricado con materiales reciclados de forma casera o adquiriéndolos -siempre con su respectivo certificado eco-, tener una decoración minimalista igualmente ayuda a cuidar el planeta.

En otro sentido, la decoración ecológica puede referise a la elección de materiales éticos hacia el medio ambiente y las especies, ya sean procedentes de animales en extinción (objetos de marfil o pieles de tigre) o simplemente respetuososos con el derecho a la vida de los animales (pieles de conejo, de cordero o, por ejemplo, piel de vaca), por lo que su concepto es tan amplio como flexible.

Decoración ecológica
Así es, la madre Naturaleza es una diseñadora de lujo que nos brinda grandes posibilidadesd para decorar nuestro hogar. Los resultados pueden ser todo lo complejos que queramos, pero también lograremos auténticas maravillas sin apenas esfuerzo.

Las hojas secas, los frutos de otoño, las piñas, las conchas recogidas a la orilla de la playa, las flores secas… Aprovechar todos estos elementos para decorar es todo un reto para la imaginación, que puede ir desde un simple ramillete o la colocación de hojas secas en el cristal de la ventana, colgando del techo o bajo un cristal hasta su transformación mediante pinturas, realización de composiciones, centros de mesa, coronas de flores, y un largo etcétera de adornos.

Reciclar con arte

El reciclaje es otra gran oportunidad para convertir una casa en un espacio atractivo, propio, que refleje nuestra personalidad, sin renunciar a una huella de carbono más ligera. En este campo las variantes son infinitas, sin más límites que nuestra creatividad y el material disponible.

Decoración ecológica
Lejos de ser un recurso de quienes no pueden adquirir productos nuevos, el reciclaje es riqueza, y los resultados pueden ser sorprendentes. No en vano, el reciclaje y la reutilización abren un gran abanico de posibilidades, con la ventaja de que cualquier cosa puede acabar sirviendo para cualquier otra, por inverosímil que parezca.

Desde unos vaqueros viejos que acabamos convirtiendo en la funda de una libreta e incluso servirá para forrar un lapicero a juego, hasta hacer de ellos unos cojines, pongamos por caso. Más ideas: la ropa vieja será perfecta para hacer una colcha estilo patchwork y, si la prenda tiene un significado especial, atrevémonos a enmarcarla o colgarla directamente en la pared. Un kimono, un traje de ballet, de judo, una ropita de bebé, aquel vestido que tan bonitos recuerdos nos trae…

Los palets son otro valioso material, versátil al máximo, que podemos convertir fácilmente en un sofá, en una cama, mesa o en muebles de jardín muy originales. Del mismo modo, las viejas cajas de madera para frutas pueden llegar a ser tremendamente estilosas sin necesidad de acondicionarlas, como puede verse en la imagen que abre el post.

Los muebles también pueden dar mucho juego. Una silla que ya no utilicemos será perfecta como macetero. Podemos decorarla o simplemente dejar que las plantas, preferentemente con flores, hagan el trabajo por nosotros.

Decoración ecológicaPor último, las plantas son un filón para una decoración ecológica. Imprescindibles, cabría decir, tanto las de interior como las de exterior, en balcones, terrazas, jardines y también en ventanas. En estos casos, tener mano verde no basta para poder considerar que una decoración vegetal es ecológica.

Si por un lado las plantas purifican ambientes interiores de forma natural y en exteriores son un soplo de vida, también es cierto que elegir especies autóctonas o, sin ir más lejos, plantar semillas orgánicas o instalar un sistema de riego por goteo serían un plus a la hora de lograr un jardín ecológico.

Decoración ecológica
También hay que utilizar abono y plaguicidas libres de químicos. Sólo así, cuidando estos detalles, lograremos que esas plantas realmente sean un elemento decorativo ecológico. Colocar en la ventana, en el balcón o en un árbol una casita para pájaros o un comedero de alpiste ayudará a la fauna silvestre. Los hay realmente bonitos o, mucho mejor que comprarlos, lo suyo sería hacerlos nosotros mismos con material reciclado.

En suma, además de tener ganas, ilusión y estar concienciados, para acertar tan sólo hemos de aprender a conjugar el respeto ambiental con la creación de un entorno doméstico que resulte funcional y bonito. Además, la decoración ecológica ayuda a ahorrar un buen dinero y, si se realiza con buen gusto y se sabe personalizar, el resultado será un hogar confortable, que dirá mucho, y muy bueno, de nosotros.