Decrecimiento: recuperar tumbonas de acero para fabricar nuevos modelos
Es una empresa tradicional: fabrica tumbonas con una estructura de acero. Pero, al mismo tiempo, es una empresa innovadora desde el punto de vista de su producción: no quiere crecer; prefiere hacer objetos más caros, pero más duraderos, lo que significa que, finalmente, serán más baratos. Es una empresa alemana que funciona basándose en la Teoría del Decrecimiento. Y gana dinero.

La empresa Richard-Henkel recupera viejas tumbonas de acero que provienen de balnearios, hoteles y particulares de toda Europa y las repara, añadiendo un entramado de cuerdas instalado a mano. Se recuperan materiales y se les añade resistencia y durabilidad, sin perder comodidad.

La sociedad de consumo desperdicia materiales que están en perfecto estado. En la fábrica alemana, se recuperan tumbonas que tienen hasta 30 años de vida. Sólo hay colocar un entramado nuevo y resistente. Como la estructura es de acero lacado, estas tumbonas tiene una vida útil de varias décadas, quizá un siglo. Toda una vida en el jardín de casa. No será necesario comprar una nueva tumbona nunca más.

Es un nuevo modelo económico. Rentable para empresas y clientes. Son bienes más caros en el precio, pero más baratos a largo plazo y más respetuosos con el medio ambiente. Una tumbona de la fábrica Richard-Henkel cuesta tres veces más, pero dura para siempre. La empresa cuenta con cincuenta empleados y no necesita aumentar sus ventas ni su plantilla. Con todo, la compañía obtiene beneficios.
Decrecimiento: recuperar tumbonas de acero para fabricar nuevos modelos

Reducir gasto en recursos para ganar dinero

Siempre que es posible, llevan a cabo acciones que respetan el medio ambiente. Por ejemplo, para lavar las piezas se usa agua de lluvia. No sólo es una medida ecológica, sino que, además, disminuye los costes del proceso de producción.

Han conseguido reducir sus residuos de 26 a 3 toneladas por año. Emplean menos productos químicos. La amortización de la inversión se ha producido en tiempo récord. Esta empresa tiene beneficios desde 1989. La filosofía no es crear nuevas líneas de productos, sino fabricarlos de un modo más eficiente y sostenible. Una filosofía que hace ganar dinero. Lo barato sale caro. Dicho de otra forma, los objetos que no duran perjudican al medio ambiente.