Demandan a tres empresas por el accidente nuclear de Fukushima
La catástrofe de Fukushima trae cola, y no sólo porque las radiaciones hayan hecho estragos en tierra, mar y aire, sino porque además el movimiento antinuclear al que se han apuntado miles de japoneses no cesa en su empeño de erradicar la energía nuclear. Pero eso no es todo, porque ahora la ayuda viene también desde el extranjero en forma de una demanda a las empresas involucradas en aquel terrible accidente nuclear.

Los demandantes son un colectivo heterogéneo, provenientes de países como el mismo Japón, Estados Unidos, Alemania o Corea del Sur, explicó en Tokio su abogado, quien también difundió un comunicado que explicó que más allá del caso concreto de Fukushima, el objetivo principal es llevar a cabo una acción judicial que llame la atención sobre los tan a menudo ineficaces “sistemas de protección de la industria nuclear en todo el mundo”.

Demanda simbólica

La demanda reclama simbólicamente sólo 100 yenes (un dólar) por denunciante a Toshiba, Hitachi y General Electric, dejando claro que lo fundamental para ellos es la atención mediática que suscite la demanda, basada en la fundada sospecha de que estas tres compañías no mejoraron como debían la seguridad de las instalaciones nucleares que luego fueron dañadas por el seismo y tsunami del 11 de marzo de 2011.

Por su parte, las industrias demandadas o bien guardan silencio o declaran que las instalaciones funcionaban correctamente desde hacía décadas. Vaguedades que contrastan con las cifras de muertos de aquel 11 de marzo de 2011, contándose por miles las víctimas del sismo, el tsunami y el accidente nuclear, concretamente 20.000 víctimas y un futuro negro por la contaminación radiactiva que siguen sufriendo a día de hoy en el noreste del país.

Demandan a tres empresas por el accidente nuclear de Fukushima
Sin embargo, oficialmente ningún fallecimiento se produjo como consecuencia de las emisiones radiactivas de la central, una afirmación controvertida que ya se quiso contestar con la demanda judicial que iniciaron contra el gobierno nipón y responsables de Tokyo Electric Power (TEPCO) en 2012 unas 15.000 personas afectadas por las radiaciones en 2012. No hubo suerte, entonces, pues la demanda no fue aceptada. Veremos qué ocurre ahora…