Demasiados lobos
Después de ser un animal, hace años, en vías de extinción, el lobo ha recuperado su población. De hecho, para algunos ganaderos, tanto lobo resulta un problema. Muchas personas que viven de la cría de ganado están preocupados, cuando no enfadados. Se oyen declaraciones como “hoy por hoy, es incompatible el lobo con el ganadero”. Ante la inacción de la Administración, las organizaciones profesionales de ganaderos en España han decidido comenzar a protestar.

El problema es que, el lobo, al sur del río Duero, es una especie protegida por la Unión Europea. Por tanto, es prácticamente intocable. Lo que piden los ganaderos es que también se dé importancia a su trabajo y a un sector, que, al fin y al cabo, también forma parte y preserva el medio ambiente.

Los ganaderos se quejan de que el dinero de los seguros y la Política Agraria Común (PAC) no compensan. Piden, pues, que los gobiernos autonómicos se impliquen en este asunto. Por ejemplo, hay ganaderos que han afirman haber perdido hasta 4.000 euros por los ataques de los lobos. Pero lo que paga el seguro no supera los 2.000 euros.

En otro país europeo, Suecia, se ha dado permiso para comenzar a cazar lobos. Parece que hay demasiados. En este país, en los años setenta, también estuvo a punto de extinguirse esta especie. Hubo un momento en el que se creía que sólo había tres ejemplares. Ahora hay más de doscientos. Las autoridades suecas han decidido matar a un 10% de la población (unos 27) porque opinan que no se deben sobrepasar los 210 ejemplares. También hay ganaderos suecos que han perdido animales a causa de los ataques de los lobos.

El problema radica en que el lobo no tiene depredadores. Sólo el hombre. Por tanto, su población se multiplica con facilidad y crece sin límite. Grupos ecologistas critican la medida del Gobierno sueco y afirman que va en contra de la legislación de la Unión Europea.

No es un tema fácil de resolver, pero seguro que en este mundo hay sitio suficiente para lobos y hombres.