Denuncian que la depuradora de Sanlúcar contamina el Guadalquivir con aguas residuales
Ecologistas en acción quiere proteger el ya maltrecho estuario del Guadalquivir de las aguas residuales que vierten algunos municipios como el de Sanlúcar, que emponzoña el agua a través de una depuradora que en realidad no depura o, si se prefiere, depura poco y mal.

La situación me recuerda esas canciones pop lastimeras con letras que hablan de relojes que no dan la hora, de perros que no ladran o, tanto se da, por ejemplo de gatos que ladran… Que hablan, en fin, de algo parecido a lo que denuncia la ONG, concretamente la falta de eficacia de la Depuradora de Sanlúcar, que de depuradora parece tener sólo el nombre.

A juicio de Ecologistas en Acción, la empresa Aqualia está provocando una terrible contaminación, de unos 5 millones de metros cúbicos de aguas “prácticamente residuales” durante los años 2009, 2010 y 2011. Un vertido que se realiza a través de una tubería de 700 metros de longitud que lleva hasta la misma desembocadura del río Guadalquivir.

La organización hace responsable de esto a la municipalidad, de la que depende Aqualia, así como la Consejería de Medio Ambiente, que según ellos tienen conocimiento de la situación desde el principio.

La denuncia no se queda en simple denuncia pública, porque además ya se han hartado de protestar al respecto. El próximo sábado colocarán una bandera negra delante de la misma planta depuradora, en la carretara de La Jara, y también pondrá los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz. Su objetivo es salvaguardar el entorno mediante una depuración integral del agua, pues además aseguran que las últimas reformas no la han conseguido. También critican que Aqualia cobre a los usuarios una cuota o extra por depuración que sube la factura del agua un 40 por ciento.