Denuncias en masa contra el hombre que mató a su caballo tras perder en una carrera
Ser un caballo ganador puede significar recibir palizas o incluso perder la propia vida si se comete un sólo fallo. La triste historia de Sorky das Pont es un buen ejemplo, de rabiosa actualidad porque su dueño está siendo juzgado por golpearle con una barra de hierro como castigo tras perder una carrera, siempre supuestamente. El caballo la palmó a consecuencia de aquello, y ahora se le imputa un delito por maltrato animal en un proceso penal al que se han sumado numerosas asociaciones de defensa de los animales.

El fatídico episodio se produjo el pasado 30 de diciembre, cuando el propietario del equino se lió a darle al pobre animal por haber quedado en sexto lugar en una carrera que acababa de celebrarse en el mallorquín hipódromo de Manacor. Al poco, los golpes provocaron en Sorky una reacción de pánico que lo desnucó, y fin de la historia.

Fin de la historia porque el animal murió, pero todavía quedan capítulos pendientes, ya que estos días vemos sentado en el banquillo a Eugeni Sánchez, dueño del infortunado caballo, enfrentándose a una pena de entre tres meses y una año de prisión por maltrato animal (artículo 337 del Código Penal). Por lo demás, el acusado ha reconocido los hechos y, después de su detención e imputación por parte del Juzgado de Instrucción número 2 de Manacor, se le puso en libertad.

Denuncias en masa contra el hombre que mató a su caballo tras perder en una carrera

Avalancha de denuncias

Por un lado, la La Asociación Balear por los Derechos de los Animales (Adaba) ha interpuesto una denuncia en contra de Sánchez y de “los posibles cooperadores o encubridores”, si bien son muchas más las actuaciones, pues numerosas asociaciones defensoras de los derechos de los animales han denunciado de manera conjunta.

El próximo 27 de enero se ha convocado una manifestación para dejar patente su protesta contra el desgraciado sino que tuvo Sorky das Pont, un acto al que se suman otras iniciativas que pretenden evitar maltratos similares.

También se pide “el fin de este tipo de actividades lucrativas, aparentemente inofensivas y lúdicas que en realidad hacen sufrir a los animales”, según la asociación ANimaNaturalis, e igualmente se solicita la inhabilitación del imputado como medida cautelar hasta que haya una sentencia firme.