Derrame de melaza en Hawai: ¿peor que un vertido de petróleo?
Un accidente producido en un carguero ha producido un derrame de 1.400 toneladas de melaza en la costa de Hawai. Las autoridades han prohibido el baño a nadadores y surfistas. El espeso líquido azucarado de color marrón ha matado miles de peces. Además, se teme que tiburones y otros depredadores lleguen atraídos por la sustancia.

No es petróleo, y quizá por ello el hecho ha pasado desapercibido para muchos medios de comunicación, pero los organismos ambientales de Estados Unidos aseguran que es uno de los peores desastres ambientales de la historia. La melaza continuará contaminando el mar durante semanas. No es fácil limpiar el vertido. Habrá que esperar a que las corrientes marinas arrastren la melaza lejos de las islas.

Al menos, no hay riesgo de contaminación para el ser humano. Sin embargo, para el medio ambiente supone un terrible desastre. Lo peor es la dificultad para limpiar las aguas contaminadas. Ha pasado una semana y el pegajoso líquido sigue ahí. La región es ahora una zona muerta: la melaza ha matado ha todo a su alrededor, no sólo a los peces, también a los corales.

Derrame de melaza en Hawai: ¿peor que un vertido de petróleo?
En un primer momento, la Guardia Costera de Estados Unidos trató de limpiar el vertido con aspiradoras, pero no era viable y desistieron en el intento. La melaza pesa lo suficiente como para hundirse. Llega al fondo del mar y lo cubre. Limpiar un fondo cubierto de melaza puede llevar años. Las algas agotan el oxígeno mientras digieren la melaza. Además, como no ha habido fuertes corriente, la melaza ha caído sin nada que la frenara.

Mueren todos los animales

Derrame de melaza en Hawai: ¿peor que un vertido de petróleo?
Un propietario de una tienda de buceo, bajó hasta el fondo del mar y vio que cualquier animal que se atrevió a salir de su agujero pereció: el fondo estaba cubierto de peces, cangrejos, langostas, gusanos, estrellas de mar…

La limpieza va a ser costeada por el estado de Hawai, en vez de por Matson Navigation, la compañía naviera que causó el problema.