Desastres naturales para 2014: un futuro incierto y desolador
No hace falta una bola de cristal para darse cuenta de que el daño que estamos haciendo a la naturaleza nos va a traer un futuro incierto y desolador. Probablemente la sociedad en su conjunto no es consciente de que los actos de hoy tendrán consecuencias directas en un mañana no muy lejano. El futuro será cómo nosotros queramos que sea. Si no protegemos el medio ambiente o hacemos un mal uso de los recursos naturales es obvio que tendremos que atenernos a las consecuencias. Y llegados a ese punto, quizás ya no haya vuelta atrás.

Desde Ecologia Verde llevamos mucho tiempo alertando de los peligros de la contaminación, la desforestación y el calentamiento global. Pero al mismo tiempo fomentamos el reciclaje, el uso de energías renovables, la conservación de las especies y damos consejos para que todos desde el lugar donde nos encontremos podemos aportar nuestro granito de arena, pues cuidar el planeta es trabajo de todos. Creemos firmemente en el desarrollo sostenible.

Desastres naturales para 2014: un futuro incierto y desolador
Desastres naturales como el huracán Katrina que aún muchos recordamos, el tsunami en Japón donde todavía muchas familias no han recuperado sus casas, los terremotos de Haití y Chile que dejaron centenares de muertos o las graves inundaciones del sudeste asiático. Todos estos fenómenos son demostraciones de lo vulnerables que somos frente a la naturaleza y de lo expuestos que estamos a estos peligros que no suceden por casualidad.

¿Existen los castigos medioambientales?

Muchas creencias religiosas y no religiosas aseguran que los desastres medioambientales son nuestro castigo por no estar cuidando el planeta como se merece. No puedo asegurar que haya un ser superior que dictamine sanciones en forma de terremotos, inundaciones, tormentas o huracanes, pero una cosa está clara, si respetamos el medio ambiente y trabajamos colectivamente para su conservación y sostenibilidad, todos viviremos más y mejor.

Desastres naturales para 2014: un futuro incierto y desolador
Deseamos que el próximo año sea un año sin castigos, sin desastres naturales que traigan sufrimiento y destrucción. Lo deseamos con todas nuestras fuerzas, pero ese deseo hay que canalizarlo en actuaciones y en concienciación. De modo que muchas gracias a todos por compartir nuestros artículos por las redes sociales, por llenar Facebook y Twitter de verde, ya que difundir información sobre estos problemas es sin duda la mejor forma de que todos podamos actuar.