Descubierta nueva especie de delfín
Hasta ahora, se creía que una población de unos ciento cincuenta delfines que nadaban en las proximidades de la ciudad australiana de Melbourne, pertenecían a la especie Tursiops truncatus, conocidos también como delfines de nariz de botella. Pero un grupo de científicos ha descubierto que pertenecen a una especie hasta ahora desconocida. Han bautizado a la nueva especie como Tursiops australis. El nombre común para la nueva especie será Burrunan, una palabra aborigen que significa precisamente eso: un pez grande que vive en el mar y de aspecto similar al de los delfines.

Los resultados de la investigación, dirigida por Kate Charlton-Robb, de la Universidad Monash, en Melbourne, han sido publicados en la revista PLoS One. Se conocía, hasta ahora, la especie Tursiops maugeanus, que se usaba como sinónimo de T. truncatus. Pero, morfológicamente, estos delfines costeros comparten algunos caracteres con las dos especies conocidas, pero también presentan otras características únicas que no se encuentran en ninguna de las otras dos especies.

Para llegar a esa conclusión, se ha analizado el ADN mitocondrial y la genética microsatélite indica profundas diferencias evolutivas entre el grupo de Melbourne y los otros dos tipos de delfines conocidos. Sin embargo, la ciencia no es fácil de contentar y necesita evidencias contundentes para conceder que existe una nueva especie.

Así, además de los análisis genéticos, el equipo que ha trabajado en esta investigación estudió cráneos de delfines hallados en varios museos para describir las características macromorfológicas, craneales y de coloración de los delfines de Melbourne.

El descubrimiento es importante porque, desde 1800, sólo se habían descrito tres nuevas especies de delfines. El reconocimiento es significativo porque es una población muy pequeña y que sólo se puede encontrar en esa zona del sur y el sureste de Australia. Una especie que acaba de nacer y ya se encuentra en peligro. Y, viviendo cerca del ser humano, sus posibilidades de supervivencia son aún menores.