Descubiertos dos acuíferos en Kenia que podrían solucionar los problemas de sequía
Durante décadas, Kenia ha sufrido una sequía severa, lo que ha supuesto que alrededor de 13 millones de personas no puedan alimentarse adecuadamente todos los días. Ahora se ha descubierto agua subterránea que puede solucionar buena parte de este problema.

Son dos acuíferos se han encontrado a unos 500 kilómetros al norte de Nairobi, la capital. Se calcula que entre los dos cuentan con miles de millones de litros de agua. Es la zona más pobre y menos desarrollada de Kenia.

El hallazgo se ha producido en Turkana, condado situado en el noroeste del país, un descubrimiento que ha sido posible por el uso de nuevas tecnologías basadas en un radar de penetración terrestre a través de satélites. Kenia quiere utilizar esa tecnología para buscar agua en todo el país y crear un mapa nacional de los recursos hídricos de la región.

El profesor Judy Wakhungu , ministro de Medio Ambiente , Agua y Recursos Naturales, ha comentado que el hallazgo es extremadamente importante. No es demasiado profundo y, por tanto, será fácil y relativamente barato poder sacar agua.

La región de Turkana es de clima entre semiárido y desierto. Viven allí cerca de 700.000 personas. La mayoría subsisten gracias a sus rebaños de camellos, cabras y ovejas. Las temperaturas rara vez caen por debajo de 30 ºC y el agua es escasa. Mucha gente vive con diez litros de agua al día, la mitad del requerimiento mínimo diario.

Una iniciativa respaldada por la ONU y la Unesco

Descubiertos dos acuíferos en Kenia que podrían solucionar los problemas de sequía
Estos acuíferos pueden cambiar la vida de las personas de esta región. Uno de los acuíferos, cerca de la ciudad de Lodwar, tiene una reserva de 1.000 millones de metros cúbicos de agua dulce. La otra, en la cuenca Lotikipi, más al norte, cerca de la frontera con Sudán, es aún mayor, llegando a, al menos, 2.000 millones de metros cúbicos de agua.

Los acuíferos se recargan de las llanuras y colinas circundantes, un área de 21.000 kilómetros cuadrados que se repone a un ritmo de 1,2 millones de metros cúbicos al año.

La ONU y la Unesco han apoyado a la empresa francesa que comenzó la búsqueda de agua en noviembre. Gachet, responsable de la iniciativa, inició su carrera como geólogo en la industria petrolera. Después, desarrolló la tecnología Watex para explorar en busca de agua.