Descubren un pez que tiene cuatro ganchos en los genitales masculinos
Caramba, carambita con este pez recién descubierto en aguas dulces mexicanas. Sin duda alguna, la característica más insólita de la especie, bautizada como Gambusia quadruncus, son los cuatro ganchos que tiene en los genitales masculinos.

Las hembras que se les acerquen sin ánimo copulatorio están perdidas, porque a estos peces no se les escapa ni una, pero mucho me temo que el objeto de estudio es otro. Lógicamente, la ciencia se ha centrado en el aspecto evolutivo de esta extraña morfología. ¿Entonces, qué función podrían tener semejantes ganchos?

El descubridor de la especie es Brian Langerhans, un profesor de biología de la NC State Universtiy podría tener la respuesta. Su hipótesis es que estas características interesantes pueden jugar un papel importante en el control de apareamiento y el éxito reproductivo, afirma en un artículo publicado en la revista Journal of Fich Biology donde da cuenta de su curioso hallazgo.

En el artículo también se reconoce que se necesita más investigación, si bien ya se atreve a desarrollar su primera hipótesis, Langerhans explica que los cuatro ganchos probablemente obedezcan a un propósito claro, sobre todo si tenemos en cuenta que las hembras tratan de dificultar o impedir los intentos de apareamiento de forma fisiológica.

El experto recuerda una ley general de la biología dice que a los machos les sale barato aparearse, mientras a las hembras les resulta más costoso. En en caso de ellos, la selección favorecería las formas que permiten apareamientos con tantas hembras como sea posible.

Por su parte, éstas han evolucionado en la especie que nos ocupa con un sistema de bloqueo que busca detener los locos bríos de los machos. Concretamente, en las hembras, una bola de tejido impide el paso a la mayor parte del poro genital, restringiendo la entrada. Quizás sea ésta sea la razón por la que los machos han contraatacado de este ganchudo modo.