Descubren una rana que dispara sus falsos pulgares para el combate y el apareamiento
Esta rana llamada Otton (Babina subaspera) tiene un secreto oculto que le sirve lo mismo para ponerse guerrera como mimosa, una poderosa arma de guerra que también le resulta muy útil en asuntos amatorios. Son sus temibles falsos pulgares, que enfundan una especie de hueso picudo.

Las hembras también poseen estas fuertes puntas retráctiles, pero no las utilizan, quizás porque ni pelean como chicotes ni han de retener a los amantes con malas artes. Sólo los machos hacen uso de este curioso dedo, sugieren los científicos que han descubierto estas increíbles herramientas.

Como el personaje Wolwerine, un superhéroe de Marvel que aparece en el comic X-Men, también Otto también dispara picos de sus dedos, si bien no de todos, aunque su habilidad evolutiva no es ficción, sino real como la vida misma, y eso suma muchos puntos. Además, quizás la garra retráctil anfibia sea la que haya inspirado el dibujo.

Fuera bromas, el curioso hallazgo ha sido publicado en la revista Journal of Zoology y sus descubridores fueron científicos de la Universidad de Tokio. En concreto, la especie habita las Islas Amani del sur de Japón

Un misterio evolutivo

Este dedo adicional es una característica que comparte con las ranas de cinco dedos conocidas como Hypsiboas rosenbergi, y que se encuentran en Latinoamérica. Para la ciencia este quinto dedo sigue siendo un misterio evolutivo, es decir, no se halla respuesta a la razón que explicaría su existencia. Eso sí, su utilidad está más que clara: el combate y el apareamiento, tal y como se observó en el trabajo de campo reaiizado durante la investigación.

Anclar o aferrar a las hembras durante el apareamiento para lograr su éxito o, por otro lado, golpear con este dedo a sus contrincantes (también en el tema del ligoteo), -batidos en duelo luchando con sus brazos-, serían sus funciones estrella, por lo tanto. Porque, bien mirado, en realidad pueden utilizarlo para lo que les venga en gana, digo yo.