Día Mundial del Agua
Día 2 de marzo. Día Mundial del Agua. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) recuerda que en el mundo muere más gente por enfermedades relacionadas con el agua contaminada que por motivos violentos, incluidas las guerras. Unos 2.500 millones de personas, lo que supone casi el 40% de la población mundial, no tiene acceso a un saneamiento adecuado, mientras que mil millones de personas carecen de abastecimiento básico de agua. Más datos. Unos cuatro millones de personas mueren por un consumo de agua en condiciones deficientes y la mitad de esas personas son niños menores de cinco años.

La Fundación We Are Water tiene dos objetivos fundamentales. El primero es sensibilizar y hacer reflexionar a la opinión pública y a las instituciones sobre la necesidad de crear un nuevo modo de gestionar y utilizar el agua, un nuevo modo que permita el desarrollo justo y una gestión sostenible de los recursos hídricos en el mundo. El segundo objetivo es la realización de acciones destinadas a paliar los efectos negativos de la falta de recursos hídricos adecuados.

Según una encuesta realizada por esta fundación, auspiciada por la empresa de sanitarios Roca, refleja que el 76% de los españoles reconoce que podrían ahorrar más agua sin que ello conlleve una pérdida de la calidad de vida. Además, el 67% de los encuestados cree que la responsabilidad del ahorro de agua es de los ciudadanos, y no de las administraciones, como parte de un estudio que especifica también que, a pesar del alto grado de concienciación, todavía se puede hacer mucho para mejorar la gestión de este recurso.

Cambiar estas ideas pesimistas es uno de los propósitos de la Fundación We Are Water. Sus áreas de actuación incluyen la intervención en infraestructuras, educación, salud e investigación en las zonas más necesitadas del planeta. Por otra parte, con la sensibilización de la población se trata de conseguir captar fondos para financiar proyectos para esas zonas deprimidas.

Porque, si seguimos a este ritmo, consumiendo agua como en la actualidad, dentro de veinticinco años la humanidad podría llegar a utilizar más del 90% del agua dulce disponible en el planeta, dejando solo el 10% restante para el resto de especies del planeta.