Día Mundial sin Bolsas de Plástico
Amigos de la Tierra, Gaia, Zero Waste, la Fundación Catalana para la Prevención de Residuos y Consumo Responsable y otras asociaciones celebran el Día Internacional sin bolsas de plástico de un solo uso. Una vez más, se solicita la reducción de las bolsas de plástico, que tienen una vida media de 15 minutos. Estas bolsas, en el mejor de los casos, terminan en vertederos o incineradoras, desperdiciando recursos naturales, o, aún peor, abandonadas en la naturaleza, donde tardarán más de cien años en descomponerse.

Hay que reconocer la labor de muchos supermercados que han dejado de distribuir de manera gratuita las bolsas de plástico, convenciendo así a la ciudadanía para reducir su consumo. Pero es el momento de dar otro paso, estableciendo una tasa unitaria realmente disuasoria cuyo fin sea la protección ambiental, y no el lucro de las grandes superficies.

Irlanda es un buen ejemplo: se impuso una tasa de 25 céntimos de euro y con el dinero recaudado se desarrollan proyectos medioambientales. El uso de este tipo de bolsas se ha reducido en un 95%.

Además, en una época como la actual, en la que los recortes para proyectos sociales y ambientales son preocupantes, no se debería desperdiciar la oportunidad de obtener recursos para estos fines, protegiendo el medio ambiente y aplicando la premisa de “quien contamina paga”.

Amigos de la Tierra va más allá y considera las bolsas biodegradables una falsa solución, ya que se traslada el problema a otro recurso natural, además de dificultar los procesos de reciclaje de plástico ya existentes.

Tras la aprobación de la Ley de residuos en julio de 2011, se debe cumplir un calendario de eliminación de bolsas de plástico de un solo uso. La aplicación de este calendario, cambiando las actuales bolsas por sistemas reutilizables (carritos, mochilas, bolsas de tela, etc.) será un avance fundamental de España en su compromiso con Europa para gestionar eficazmente los recursos naturales y reducir la generación de residuos. Amigos de la Tierra espera que las modificaciones que se están llevando a cabo en la Ley anteriormente mencionada no modifique el compromiso adquirido, y que, en todo caso, lo refuerce acabando con la posibilidad de sustituir el plástico por otro material también de usar y tirar.