10 remedios de la abuela para una belleza verde
Muchos de los trucos caseros que conocemos los debemos a nuestras madres y abuelas, también en lo que respecta al cuidado personal. Y es que, aunque lo más probable es que no hayamos reparado en ello, una belleza verde puede conseguirse tirando de tradición familiar.

La sabiduría de nuestros mayores, en efecto, no solo nos ayuda a llevar un estilo de vida más sostenible y ahorrativo en cuestiones como la limpieza de la casa o aliviar algún malestar. Nos facilitan una cosmética eco-amigable que nos evita gastar en productos caros que también cuestan caros al planeta y, en muchas ocasiones, a nuestra salud.

Si rebobinamos un poco nos daremos cuenta de lo mucho que hemos aprendido en plan remedios de la abuela con el fin de tener un pelo más brillante, conseguir una piel suave o, por ejemplo, para hacernos un desmaquillante natural sin recurrir a los cosméticos tradicionales.

¿Las ventajas? Una de las principales ventajas es justamente ésta, prescindir de los potencialmente nocivos cócteles químicos que se incluye en la composición de los cosméticos, así como ahorrarnos un buen dinerito, reducir residuos y la huella de carbono de forma significativa.

Belleza natural sin complicaciones

Nuestras abuelas también recibieron consejos de belleza de las suyas, y así es como estos conocimientos prácticos para estar más guapa sin gastar dinero han ido transmitiéndos. Ahora, sin embargo, esos trucos de la abuelita son fáciles de encontrar, los tenemos a un clic, y podemos compartirlos, como hacemos en este post.

10 remedios de la abuela para una belleza verde
Son trucos sencillos pero efectivos, de belleza natural, que nos ayudan a mejorar nuestra imagen y a sentirnos saludables. Si queremos que sean ecológicos por completo, simplemente optemos por productos orgánicos y, todavía mejor, cultivémoslos o adquirámoslos en el mercado local.

Trucos caseros eco-amigables

En este post te damos diez trucos de abuelita para ser más ecológico a la hora de estar más guapos también suponga un ahorro que nos vendrá muy bien:

1. Piel suave y regenerada: Tener los tobillos, rodillas y codos más suaves, sin rugosidades es fácil pasando una piedra pómez o una exfoliante natural como el azúcar moreno, y a continuación una mitad de limón, insistiendo en las zonas más ásperas. O sumerjamos las manos en un plato o cuendo con aceite de oliva virgen extra (idealmente, también orgánico) durante unos minutos, y los efectos serán más intensos si lo aplicamos antes de dormir y luego dorminos con unos guantes de algodón puestos, sin retirarlo.

2. Pelo más fuerte: La naturaleza nos brinda un sinfín de frutas y otros alimentos idóneos para nutrir el pelo. Mezclar miel, plátano, yogur y un chorrito de aceite de oliva, coco o argán es mano de santo para fortalecer nuestra cabellera. Aplicamos durante un cuarto de hora y lavamos el pelo como siempre. Son muchas las recetas que funcionan, y es clave experimentar hasta encontrar la que mejor nos va.

3. Pelo más brillante e hidratado: Además de las mencionadas mascarillas, protegerse el pelo recogiéndolo y cubriéndolo con pañuelos o sombreros, pongamos por caso, ayudará más que intentar remediar luego los estragos de una exposición solar nefasta. Para el brillo, nada como añadir vinagre de manzana en el último enjuague.

10 remedios de la abuela para una belleza verde
4. Lavado capilar en seco y más volumen: En lugar de tirar de gominas sistemáticamente, podemos aplicar los polvos de talco (los hay bio) en la raíz del cabello para aportarle volumen, con cuidado de no llegar al cuero cabelludo para evitar un resecamiento. En situaciones de urgencia también podemos espolvorear talco desde la misma raíz del pelo y pasados unos minutos eliminarlo para mejorar el aspecto del pelo. Ganaremos en limpieza y volumen.

5. Exfoliante natural: La exfoliación natural puede conseguirse mezclando azúcar, sal y limón o, por ejemplo, lentejas trituradas con un poco de miel e incluso resulta usar el poso del café. Podemos aplicarlo en cuerpo y cara, evitando en el rostro aquellos preparados demasiado abrasivos.

6. Piel tonificada : Los tonicos naturales también son fáciles de preparar. Sirven desde hojas de lechuga hervidas durante unos minutos hasta conseguir una infusión que aplicaremos con un algodón, hasta el vinagre de manzana rebajado con agua hasta el agua de rosas casero o, si lo preferimos, hagamos una pasta con distintas hierbas o pétalos de flores aptos para este uso y apliquémosla como mascarilla.

7. Eliminar el olor a pescado de las manos: Porque cuidar la imagen personal significa también evitar los malos olores, cuando manipulemos pescado, acabar con el hedor es tan fácil como frotarlas con una mezcla de sal, vinagre y cítricos.

10 remedios de la abuela para una belleza verde
8. Un baño relajante o revitalizante: Si necesitamos cargar las pilas o todo lo contrario, relajarnos, aprovechemos las propiedades de las plantas para añadir al agua del baño. Romero, tomillo, manzanilla, menta… Usemos hojas frescas o secas, en cuyo caso molerlas aumentará el efecto.

9. Desmaquillante natural: La leche aplicada con un algodón o en forma de compresas, como una mascarilla ayuda a hidratar la piel y a regenerarla. Incluso nos ayudar como desmaquillante natural, siempre que no le exijamos demasiado y, por ejemplo, llevemos maquillaje resistente al agua.

10. Bolsas en los ojos: Mejorar las fastidiosas bolsas debajo de los ojos siguiendo los remedios de la abuela pasa por evitar el alcohol y alimentos salados en nuestra dieta, y también rebajaremos la zona aplicando frío: sirve desde una bolsa de guisantes o de maíz congeladas hasta una antifaz relleno de gel que habremos introducido antes en el congelador. También funciona aplicar una compresa con agua de manzanilla para descongestionar y, a la hora de dormir, nunca sin almohada.