Diferentes maneras de reciclar unos vaqueros
¿Tienes muchos pantalones vaqueros viejos y no sabes qué hacer con ellos? Cualquier cosa menos tirarlos a la basura. La tela de los “jeans”, tan duradera, nos permite fácilmente reciclarlos y crear objetos graciosos que nos serán muy útiles en nuestra vida cotidiana.

Convertirlos en otras prendas

Para empezar, los vaqueros viejos que ya no están a la moda o han dejado de gustarnos pueden convertirse con facilidad en otro tipo de prendas. Por ejemplo, en unos shorts o pantalones cortos, perfectos ahora que llega el verano, aunque en invierno también suelen llevarse con medias o leggins. Para ello, recortaremos las perneras del vaquero a la altura que más nos guste y lo remataremos con costuras, a no ser que lo queramos dejar con flecos, que también proporciona un look muy moderno. De la misma forma, y cortando algo más arriba, podemos tener una minifalda vaquera. Si la falda te resulta demasiado corta, prueba a coserle una extensión por debajo, como unas puntillas, unos flecos, un retal de otra tela, una tira de lana…

Diferentes maneras de reciclar unos vaqueros

Bolsos vaqueros al gusto de cada uno

Seguro que alguna vez has visto a alguien llevando un bolso vaquero. Es una de las soluciones más típicas a la hora de reciclar unos jeans y tenemos mil tipos de bolsos y muchísimas formas de hacerlos: redondeados, pequeños, tipo limonera, grandes, étnicos, con lazos… Es tan sencillo como recortar las perneras y coser la parte de abajo, de forma que sea resistente. A continuación, debemos incorporarle unas asas, que pueden ser de la tela vaquera sobrante del vaquero. Lo más importante para convertirlo en un bolso es que las costuras sean lo suficientemente fuertes para que el bolso nos dure mucho tiempo; por ejemplo, con un cordón grueso de algodón. También es opcional, aunque recomendable, coserle una cremallera en la parte de arriba.

A partir de allí lo decoraremos como más nos guste: con trozos cosidos de la tela sobrante, incorporando adornos como lentejuelas o puntillas y, una de las más estéticas, pasando a modo de cinturón, por la parte superior, un lazo de cinta de algodón (como un fulard) y cerrar con una lazada. Las opciones de decoración y de funcionalidad que dan los vaqueros (con sus bolsillos, cremalleras, botones costuras, etcétera) son muy amplias. Por ejemplo, podrás portar objetos en los bolsillos con botones.

El mini-bolso étnico que siempre quisimos

Si te gusta el estilo más hippy o la moda más étnica, podrás hacer un mini-bolso recortando solo un bolsillo de tus viejos pantalones que ya no te valgan. Recuerda hacerlo por fuera de la costuras y cóselo todo con hilo de algodón de tu color favorito con punto de festón, para darle un decorado especial. Son ideales los bolsillos que están en la parte de atrás e incorporan botones. Añádele un asa, que puede ser hecho, por ejemplo, con cuentas e incorpórale flecos y plumas a tu antojo. Una creación propia con un toque diferente.

Cojines para dar un toque fresco

Siguiendo el principio del bolso, puedes elaborar uno o más cojines con la tela vaquera. Quedarían muy bien en un salón o habitación en la que quieras dar un aspecto más informal o juvenil. Simplemente tienes que conservar la parte del vaquero de la cintura y el trasero, eliminando las perneras una vez más, coser la parte inferior, rellenarlo de algodón y cerrarlo también por arriba.

Diferentes maneras de reciclar unos vaqueros

Delantal para no mancharnos

Una utilidad para usar en casa, ideal si los pantalones dejaron de ser de tu talla, es un delantal para usar en el hogar. Tan simple como retirar las perneras, abrirlo para expandirlo a lo largo de nuestra cintura y cortar después la parte superior, para poder anudarlo o abrocharlo. Una vez más, los bolsillos (mejor dejarlos abiertos) te darán la opción de guardar todo lo que necesites. Es muy recomendable para no mancharse mientras se hacen tareas como jardinería o cocina.

Fundas para el móvil o para la tablet

Con los bolsillos también podemos hacer cosas como fundas para el móvil. Recorta uno de los bolsillos y ajústalos a tu teléfono. Así, protegeremos el móvil mientras estamos a la última.

Carteras y monederos

También podemos aprovechar la tela del jean para hacer una cartera o un monedero.

Diferentes maneras de reciclar unos vaqueros

Tela vaquera a la hora de comer

En la mesa, también los viejos jeans tienen cabida. Cortando tiras uniformes de tus antiguos vaqueros y enrollándolas, podrás obtener originales posavasos. No sólo eso, sino que podemos intentar aprovechar uno de los bolsillos abiertos de los vaqueros para confeccionar un bonito salvamanteles individual. La tela sobrante servirá para posar los platos, mientras que en el bolsillo podrás acomodar de una forma graciosa los cubiertos.
Si eres un poco mañoso o mañosa, con la tela de vaqueros podrías incluso hacer: unas alpargatas para estar en casa, el tapizado de una silla (por ejemplo la silla giratoria del escritorio), forrar una agenda donde guardar los bolígrafos en sus bolsillos, una pequeña mochila, o incluso un edredón hecho a base de cuadrados de vaqueros en diferentes tonos.

Diferentes maneras de reciclar unos vaqueros

Estas son solo algunas de las muchas cosas que puedes hacer con esos vaqueros que han dejado de valerte o que han pasado de moda. Recíclalos ahora y comienza a tener prendas y objetos exclusivos que utilizarás casi todos los días.