Diques y rompeolas naturales protegerán a Nueva York de los huracanes
La región metropolitana de Nueva York sufrió hace nada el impacto de los huracanes Irene, en 2011, y del destructor Sandy un año después, en ambos casos con un alto coste tanto en vidas humanas como en pérdidas materiales y ambientales. Fuertes lluvias y vientos provocaron inundaciones catastróficas en las zonas costeras bajas, dejando un panorama desolador que ahora intenta prevenirse.

El futuro no traerá suaves brisas, sino más de lo mismo. De hecho, el cambio climático no perdona. Cada vez serán más frecuentes este tipo de eventos extremos que golpean la región con contundencia, por lo que se impone buscar soluciones que ayuden a adaptarse a esta nueva realidad.

Muros de contención y arrecifes

Tras sufrir dos huracanes en sólo 14 meses, Nueva York ha decidido prevenir no su llegada, sino las devastadoras consecuencias mediante la construcción de diques y rompeolas naturales en puntos estratégicos. Por lo pronto, desarrollará media docena de proyectos que protejan la ciudad y la costa de Nueva Jersey.

Diques y rompeolas naturales protegerán a Nueva York de los huracanes
Los proyectos tendrán un coste millonario, han sido elegidos a través de un concurso público y no finalizarán hasta dentro de cuatro o cinco años, entre los que destaca el proyecto “BIG U”, unos muros de contención de unos 16 kilómetros alrededor del sur de Manhattan, además de nuevos accesos a parques y zonas de ocio.

Otro de ellos diseña un rompeolas natural en Staten Island, una isla situada al sur de Manhattan especialmente expuesta a las tormentas. El proyecto apuesta por las rocas para restar fuerza a las olas y reducir el riesgo de inundaciones, al tiempo que se cuida el entorno y consigue darle más resistencia frente a la erosión.

Se incluye un sistema de arrecifes que crea las condiciones idóneas para que prosperen peces, mariscos y otra fauna marina autóctona. A su vez, la propuesta crea espacios de ocio ciudadano en las costas para propiciar el disfrute de la naturaleza.