Diseño de viviendas ecológicas
Buena parte de la vida discurre en nuestras viviendas, de ahí la importancia de que se construyan de forma ecológica y sean eficientes desde el punto de vista energético, además de sostenibles. El arquitecto Luis de Garrido, que ya diseñó la casa más ecológica del mundo, sigue en esta línea de trabajo y ha diseñado dos nuevas casas.

El objetivo del diseño de estas dos casas es aprovechar al máximo los recursos y no generar residuos. Y esto se tiene en cuenta ya desde los componentes, ya que son módulos que pueden ser ensamblados en seco. De este modo, tanto su construcción como, en el caso de que se produjera, su desmontaje, no generará ningún residuo. Además, las piezas se pueden reutilizar en una nueva construcción. Con todo, las viviendas no carecen de atractivo.

Para la construcción de las viviendas se usan materiales reciclados y reutilizados. Algunas de las características de este prototipo de vivienda denominado R4House son las siguientes:

– Construcción con materiales reciclados, como perfiles metálicos de la escalera, vigas de cubierta inclinada, paneles de cubierta inclinada, rastreles del interior de los contenedores, rastreles del exterior (palés para el transporte de materiales), elementos decorativos, adoquines de mármol, electrodomésticos, sanitarios antiguos, etc., y también con materiales recuperados, como contenedores desechados de puerto, lana de oveja para aislamiento, cáñamo, residuos de Silestone, mosaico, tableros de fibra de madera, tableros aglomerados, residuos de vidrio, etc.

– Estructura arquitectónica usando contenedores portuarios desechados. De este modo es posible conseguir espacios arquitectónicos flexibles, reubicables, ampliables y de bajo precio. Si, por ejemplo, se necesita un espacio adicional, sólo hay que adosar un nuevo contenedor. Del mismo modo, las viviendas pueden crecer al mismo tiempo que crece la familia y sus necesidades reales de espacio.

– Sostenibilidad exhaustiva. El prototipo cumple con los 37 indicadores sostenibles identificados por Luis de Garrido. Su grado de sostenibilidad es extremo, consiguiendo disminuir al máximo las emisiones y los residuos generados, así como el consumo energético, optimizar al máximo los materiales y recursos utilizados, y disminuir al máximo el mantenimiento y el coste de los edificios, de modo que, finalmente, mejora el bienestar y la salud humanos.

– Consumo energético cero. Gracias a una orientación adecuada, a su tipología arquitectónica, a la incorporación de dobles pieles con cámaras ventiladas, aislamientos ecológicos y celosías de control solar, vidrios estructurales con serigrafía especial, un sistema de distribución de aire fresco por captor de vientos y falsos suelos. De este modo, las viviendas no necesitan ningún tipo de sistema de aire acondicionado o de calefacción.

– Estructura arquitectónica flexible, ampliable, readaptable y reubicable.

– Posibilidad de reutilizar los componentes arquitectónicos. Todas las piezas, una vez desmontadas, se pueden volver a utilizar en la construcción de un nuevo edificio.

Además de ecológicos, los dos prototipos de viviendas tienen un coste mínimo: el de 150 m2 tiene un coste de construcción de 60.000 euros y el de 30 m2, un coste de 12.000 euros.