Dispositivo que limpia el agua de aceite y petróleo
Mientras usemos petróleo, se producirán derrames. Y, mientras haya derrames, habrá que limpiarlos de la forma más eficiente posible y sin que la salud de los operarios corra peligro. No es fácil limpiar el crudo que queda en el océano después de desastres como el del golfo de México o el del Prestige, frente a las costas gallegas. Pero, por otra parte, el ecosistema marino puede sufrir daños irreversibles si las labores de limpieza no se realizan con diligencia y eficiencia.

Se inventan nuevos métodos, tanto puramente mecánicos como químicos, para ayudar en estas labores de limpieza. Uno de los métodos que se está desarrollando en la actualidad son barcos tripulados por robots. De este modo, ninguna persona quedará contaminada por ayudar al medio ambiente.

El proyecto se llama Protei y lo desarrolla César Harada, que renunció a un buen trabajo en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) para trabajar en esta solución a desastres ecológicos. Fue en la citada institución donde trabajó en el Seaswarm, un proyecto de desarrollo de pequeños robots que, mediante un material absorbente, trataba de sacar el petróleo que ensuciaba las aguas marinas.

El proyecto Protei redunda en la idea de absorber petróleo del mar, pero su funcionamiento es diferente. Los pequeños botes, que se manejan con un robot, son impulsados por la fuerza del viento para llegar hasta la zona contaminada para cargar el pequeño barco con material contaminante. El programa que hace moverse a los botes es de código abierto para que cualquiera pueda participar en su mejora.

Algunas de las ventajas que puede ofrecer este sistema de botes son que la energía que usa es el viento, por lo que puede limpiar los vertidos usando energía limpia, que los dispositivos son muy robustos y podrían aguantar condiciones extremas como huracanes, y que ofrecen una autonomía muy larga, de modo que pueden llegar muy lejos.

La idea está ahí, al alcance de cualquiera que quiera usarla, mejorarla, cambiarla. Sus responsables prevén otros usus, como dispositivos para limpiar el plástico del mar, los metales pesados ​​de las zonas costeras o cualquier sustancia tóxica en las ciudades.