¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Reciclar adecuadamente es el primer punto para caminar por la vida con conciencia ecológica. Aunque, afortunadamente, son cada vez más los hogares que lo integran como una medida obligatoria doméstica, aún hay gente que tiene dudas sobre cómo distribuir los residuos. Con esta pequeña guía, ya no dudarás cuando tengas que repartirlos.

A grandes rasgos, tenemos que separar la basura en varios grupos:

Contenedor oscuro (gris)

La basura orgánica, la que se descompone, que son básicamente los alimentos, cáscaras de huevo, restos de comida, mondas de fruta, etc.

Contenedor azul

El papel y el cartón, sin restos de otro material, como plástico. Aquí están los cartones de huevo, el papel, cajas de zapatos, etcétera. Si lo metes en una bolsa de plástico, vacíala en el cubo antes o usa bolsas de papel para guardarlos.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Contenedor amarillo

El plástico, como botellas de agua, envases, etc. En este contenedor también van los objetos metálicos, como los botes de desodorante, el aluminio o las latas de refrescos, que puedes plegar para un mejor almacenaje.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Contenedor verde

El cristal. En muchas ciudades, se separa entre vidrio oscuro y claro (una botella de vino sería el claro y una de cerveza el oscuro) Los tarros de mermelada y perfumes también irán aquí.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Punto limpio

Artículos que deben llevarse a un punto especial (punto limpio), como los aparatos electrónicos, las pilas, el aceite y las medicinas. Son muy contaminantes y no hay que mezclarlos nunca con la basura de tipo orgánico.

Contenedor marrón

Podemos integrar otro tipo de basura, la marrón, para elementos como ceniza o cabellos. Estos contenedores suelen ser más difíciles de encontrar, aunque seguro que los localizas si indagas un poco.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Sin embargo, especialmente para los que acaban de llegar al apasionante mundo del reciclaje, es normal que surjan algunas dudas con algunos desechos cotidianos.

¿A qué contenedor hay que destinar los siguientes residuos?

Brick de leche o zumo

Aunque el exterior es de cartón, debe ir al contenedor amarillo; al del plástico. Esto es así porque tiene un revestimiento interior (además del tapón) que lo hace no apto para ser procesado junto con el cartón.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Envases para guardar carne, pescado, verduras…

Estos envases suelen ser de plástico, así que irían en el contenedor amarillo, si bien alguna de sus partes puede ser de papel y cartón (como por ejemplo la bandeja que suele cubrir a la comida precocinada que pedimos en restaurantes chinos y demás). Es fácil diferenciar sus diferentes partes, sólo hay que fijarse en el tipo de material.

Pequeña caja de madera

La madera se recicla junto a los plásticos, en el contenedor amarillo.

Tapones de corcho

Aunque en ecologiaverde.com encontrarás mil maneras prácticas de reutilizarlos, si los tiras, debes de hacerlo en el contenedor amarillo.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Tubos de dentífrico

Todos esos tubos que tenemos por casa y en el baño (como el de la leche condensada o la mayonesa) van en el contenedor de los plásticos.

Botes de conservas

Por ejemplo, de mejillones o atún. Enjuágalos bien para que no queden restos orgánicos y tíralos en el contenedor amarillo. Todos aquellos envoltorios de metal (como las latas de aceitunas) irán igualmente en este contenedor.

Papel de aluminio

Si bien no debe usarse en abundancia este material, has de saber que todo lo que este hecho de aluminio (como los envases) y el mismo papel para envolver van igualmente al contenedor amarillo.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Tapas de tarros

El tarro de mermelada, al ser de vidrio irá en el contenedor verde pero no olvides retirar su tapa, que, al ser de metal o plástico, tendrá que echarse en el contenedor amarillo.

Envases de cerámica

Como por ejemplo, el de la cuajada. Aunque puedes usarlo fácilmente como portalápices, para guardar tus horquillas o cargadores, etcétera, si has de tirarlo, hazlo en el contenedor gris; el de los desechos orgánicos. Es imposible poder procesarlo en cualquiera de los demás.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Papel o cartón muy sucio

Por ejemplo, si un envase de cartón está muy lleno de salsa y no puedes limpiarlo, deberás destinarlo al cubo de los residuos orgánicos, aunque es una pena porque será un cartón que ya no se reciclará. También el papel que utilizamos en el baño, las servilletas muy sucias, las tiritas o salva-slips, deben ir al de orgánicos.

Bombillas

Hay que llevarlos a un punto especial, no basta con arrojarlas al de vidrio porque tienen mercurio.

Espejos

No se pueden tirar al contenedor verde porque contienen plomo. Debemos informarnos de dónde está el punto limpio más cercano a nuestro domicilio para llevarlos.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Ropa y tela

La ropa vieja no tiene cabida en ninguno de estos contenedores. Para ello, puedes llevarla a asociaciones que recogen textiles para los más desfavorecidos, a un contenedor especial, o bien reutilizarla para hacer tus propias prendas. Lo sobrante irá a un punto limpio.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Algodón

Por ejemplo, discos de algodón desmaquillantes. Deberían ir al de los orgánicos o, mejor aún, a ese contenedor “marrón” donde también almacenaremos el polvo de barrer, las compresas, los cigarros o los pañales.

Aceite de cocina

Almacena el usado y llévalo a un punto específico para aceite.

Adhesivos y pegatinas

Lamentablemente, no se pueden reciclar.

¿Dónde reciclar esos residuos que no sabemos dónde van?

Preservativos

No son de plástico, sino de látex, así que no podemos tirarlos al cubo amarillo (¡tampoco al W.C.!) Es un material que no podemos reciclar.

Tampoco podemos reciclar el celofán, el carbón, los bolígrafos, y en general, todo lo que tenga elementos tóxicos.

Esperemos que esta pequeña guía te haya servido para saber cómo separar correctamente y no dudar nunca más sobre ningún desecho de la vida cotidiana. ¡Sería una pena no clasificarlos correctamente! Montones de basura pueden considerarse no aptos para el reciclaje si no aprendemos a realizarlo como se debe. Si hay algún desecho en el que todavía dudas y no hemos nombrado, déjanos tu comentario y te lo resolveremos.