Dos osos polares abatidos a tiros después de atacar a humanos
Una persona resultó herida después de que un oso polar le atacara cerca de la ciudad de Churchill, en Canadá, situada al oeste de la bahía de Hudson. Era un hombre de 69 años que trató de proteger a una mujer de treinta y que ya se recupera favorablemente en el hospital. Dos osos polares fueron abatidos a tiros.

La mujer regresaba a la ciudad, andando, al amanecer, no lejos de la orilla de la bahía, cuando se topó con un oso polar. Entonces, asustada, comenzó a gritar. Los gritos fueron oídos por un hombre de 69 años, que acudió en su ayuda. El oso decidió volverse contra el hombre.

No es tan extraño ver osos polares por la zona. Pero sí es raro que ataquen a un ser humano tan rápidamente. Otra persona que vio lo que sucedía desde su casa llamó a los guardias locales, que llegaron al lugar de los hechos y dispararon sus armas al aire con el objetivo de asustar al oso. Sin embargo, éste no se movía.

Otro residente local que presenció lo que sucedía y que conducía un vehículo, cargó contra el oso. Después, pudieron recoger al hombre al que había atacado, que presentaba terribles heridas, y lo llevaron al hospital. Sentía mucho dolor y tenía heridas que sangraban abundantemente, pero él sólo pensaba si la mujer estaba a salvo. El oso polar le había mordido en la parte posterior de la cabeza y alrededor de la oreja.

La migración de los osos se retrasa por el calentamiento global

Dos osos polares abatidos a tiros después de atacar a humanos
Era una mamá oso con su cachorro. Algunos testigos escucharon disparos. Una trabajadora de un restaurante declaró que vio a la osa interesada por el olor a tocino friéndose que salía del establecimiento. Cuando vieron que el animal avanzaba hacia ellos, cerraron la puerta.

Los guardias (de la Policía Montada de Canadá) buscaron a la osa y le dispararon. Además, se cruzaron con otro oso al que también dispararon y mataron. Los osos polares pasan por Churchill todos los años para cazar focas en la bahía de Hudson. En los últimos años, la migración ocurre a finales de año porque el calentamiento global ha retrasado la formación de hielo en el gran lago de agua salada.