EcoBasalt, nueva sustancia para limpiar vertidos de petróleo
Una compañía llamada EcoBasalt, fundada en Israel en febrero de 2012, está aprovechando una tecnología descubierta por las misiones espaciales rusas para crear un nuevo producto que ayudará en la limpieza de los derrames de petróleo. Han llamado al producto SB-1. El SB-1 aprovecha las propiedades absorbentes del basalto, un tipo de roca volcánica de color oscuro que se usa para diversos fines y desde hace siglos. Se usó para construir las pirámides de Egipto y se usa para el aislamiento de naves espaciales, como la Soyuz.

Cada día, se producen más de 70.000 barriles de petróleo. El combustible tiene que ser distribuido por todo el mundo: por desgracia, todos dependemos del petróleo. Cada cierto tiempo, se produce un vertido del contaminante material, ya sea en su transporte, en su extracción o por una fuga en las instalaciones. Mientras vivamos en la economía del petróleo, se seguirán produciendo derrames y será necesario limpiarlos cuanto antes y de una forma eficiente y ecológica.

En la actualidad, se usan disolventes químicos (así se hizo en el vertido del Golfo de México). Un método que presenta algunos inconvenientes, como que, en realidad, no elimina todas las sustancias contaminantes, sino que buena parte de ellas acaban en el fondo marino, trasladando la contaminación de un lugar a otro.

Además, los efectos de estos disolventes químicos sobre el ecosistema marino se desconocen y podrían causar más daños que beneficios. Es una acción visualmente muy efectiva, pero ambientalmente poco responsable.

Se usan, por fin, otros materiales para tratar de absorber los hidrocarburos, como arcilla, arena, otros derivados del petróleo e, incluso, cabello humano.

El EcoBasalt SB-1 es un nuevo método que promete superar al resto de materiales. Las fibras de basalto tienen algunas ventajas. Un gramo de SB-1 puede absorber hasta 72 gramos de aceite, más del doble que los mejores absorbentes que se usan en la actualidad. Además, lo hace más rápido.

SB-1 es una sustancia no tóxica, natural y resistente a los ácidos. Por otra parte, se puede usar en otros sectores: mezclado con asfalto, se utiliza para la construcción de carreteras.

El producto aún no ha sido probado en un gran derrame real de petróleo. Ojalá nunca tenga que probarse. Un imposible.