Aproximadamente unos 300 ecologistas se han dado cita hoy en Santiago de Chile en señal de protesta por las cinco represas hidroeléctricas que se van a construir en ríos de la austral región de Aysén. Según estos, las represas creadas por el consorcio Endesa Chile-Colbún provocarán daños ambientales, económicos y sociales.

Ecologistas protestan en la Patagonia chilena

Coincidiendo con el “Día Mundial contra las represas”, los manifestantes fueron al Palacio de La Moneda para exigir al Gobierno que detenga la construcción de las nuevas centrales. La inversión de dicho proyecto es de unos 4.000 millones de dólares y se situará a unos 1.500 kilómetros al sur de Santiago.

Los manifestantes, la mayoría de ellos miembros del Consejo de Defensa de la Patagonia, otorgaron una carta a Michelle Bachelet, presidenta de Chile, en la que le pedían que impidiera proyectos aislados sin un control integrado de las cuencas hidrográficas.

Ecologistas protestan en la Patagonia chilena

Según Sara Larraín, directora del Programa Chile Sustentable, “las grandes represas han producido daños e impactos irreversibles en todo el mundo”. Y es que entre los efectos negativos se encuentran la pérdida de tierras fértiles y bosques y la emigración forzada de los habitantes de los terrenos inundados.