Ecomanjar, agricultura ecológica que beneficia a la economía rural
La agricultura ecológica no es volver al pasado, es mirar al futuro, un futuro con un medio ambiente más sano y unos recursos naturales gestionados de manera sostenible. Esta es la premisa que han seguido Javier Herrero y María Jesús Vinent para crear su empresa. Los precios de venta por los suelos, de los que se quejan la mayoría de los agricultores, y los abonos caros, les llevaron a crear la innovadora empresa Ecomanjar.

Ecomanjar en una empresa de agricultura ecológica con base en un pequeño pueblo de Segovia, Lastras de Cuellar. El negocio aumenta la producción cada año y recibe sin parar premios a la innovación y al desarrollo rural. El último, concedido por la Fundación Biodiversidad.

Javier Herrero se dedicaba a la agricultura en Lastras de Cuellar, mientras que María Jesús Vinent hacía lo propio pero en otro lugar, Menorca. Les unió el objetivo de mejorar las condiciones de los agricultores. María Jesús dejó Menorca para establecerse en un pequeño pueblo de la dura meseta castellana.

En el año 2000, las multinacionales de semillas y de abonos encarecían los precios, pero los productos de la agricultura bajaban alarmantemente sus precios, en parte, por culpa de los intermediarios que asfixian a los pequeños productores. La solución fue dedicarse a la agricultura ecológica.

Comenzaron con 20 hectáreas, las “más alejadas del pueblo, para que, si es un fracaso, no se entere nadie”. Hoy todo el mundo se ha enterado del éxito de Ecomanjar. No es fácil comenzar un proyecto de estas características porque, entre otras dificultades, durante los dos primeros años no se puede vender el producto como ecológico, sino en reconversión.

Es necesario sacrificar las tierras que rodean las plantaciones ecológicas y dejarlas en barbecho como un margen de seguridad para evitar cualquier tipo de contaminación accidental del suelo. No se puede utilizar ningún tipo de pesticida ni abono químico, lo que encarece la producción y hay que encontrar mercado. Pero, de las 20 hectáreas iniciales se ha pasado a 41, que suponen el 65% del total de las tierras que poseen.

Ecomanjar vende patatas, legumbre seca, ajos y puerros, se dedica íntegramente a la producción ecológica. Según la campaña y el producto, pueden contratan hasta a veinte personas y han conseguido dinamizar una zona rural en claro declive, desarrollan una actividad económica sostenible y moderna. La agricultura ecológica es beneficiosa en muchos aspectos.