La economía verde de Massachusetts crea 80.000 puestos de trabajo
Unos 80.000 puestos de trabajo y un crecimiento del 11,8% en negocios limpios es el buen balance de un estado norteamericano que ha elegido la economía verde como modo de desarrollo. Un ejemplo para el resto del mundo, en especial, para los países a los que más golpea la crisis y el paro, como España.

El pequeño estado situado en el noreste de Estados Unidos, ha logrado un aumento del 11,8% en el número de empleos verdes desde 2012 hasta 2013, según datos de un informe titulado The 2013 Massachusetts Clean Energy Industry Report. Este crecimiento se ha producido de forma rápida, fuerte y diversa en todo el estado gracias a una política del Gobierno, que ha ayudado en la financiación e impulsado la investigación de vanguardia.

El citado informe se elabora cada año mediante encuestas directas a empresas y entrevistas. Una empresa de energía limpia o un trabajador autónomo es el que se dedica en su totalidad o en parte a algún tipo de tecnología de este tipo de energía. Desde el primer informe, la economía relacionada con la energía limpia ha crecido un 24% y ha creado una media de 15.500 puestos de trabajo por año. Este crecimiento es unas ocho veces más rápido que el 3% de tasa de crecimiento económico global del resto de industrias.

Una política económica inteligente

La economía verde de Massachusetts crea 80.000 puestos de trabajo
En Massachusetts, hay 5.557 empresas verdes, que suponen el 1,9% de todos los puestos de trabajo del estado. En cualquier sector de la economía se puede encontrar energía limpia. Más de la mitad de estas empresas, además, son pequeñas y medianas empresas. Y el sector va a continuar mejorando, ya que el 27% de los empleadores aseguran que tendrán que cubrir vacantes en los próximos tres meses. El 83% de los empleos verdes a partir de 2012 han sido nuevos puestos de trabajo. La previsión para los próximos años son 8.800 nuevos empleos verdes, hasta llegar a un total de 88.874 empleos verdes.

Parte del éxito es responsabilidad del gobernador Deval Patrick que ha sabido canalizar el impulso de los emprendedores, creando un variada estructura económica, de modo que el Estado no depende de una sola industria y es más fácil capear los vaivenes del mercado en el corto plazo. Economía verde, pero también inteligente.