EEUU no quiere más contratos con la petrolera BP
La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) ha anunciado que no firmará más contratos con la petrolera BP y sus empresas afiliadas (temporalmente, eso sí) . La EPA ha tomando esta decisión, según ha explicado, por la falta de integridad empresarial mostrada por la empresa en relación con el accidente del Deepwater Horizon, que provocó un vertido de petróleo considerado el peor accidente medioambiental en toda la historia del país.

Los tribunales ya hicieron pagar a BP una indemnización millonaria por los perjuicios causados al medio ambiente, pero quizá este castigo sea mucho peor. Queda por ver cuántos años se prorroga el boicot.

El noviembre de 2012, BP se declaró culpable de los once cargos de negligencia de los oficiales del barco y otros cargos como un delito por una violación de la Ley de Agua Limpia o por la violación del Tratado de Aves Migratorias. Cabe recordar que en el accidente, además del daño por el petróleo vertido, murieron once personas.

Después de la investigación de lo que ocurrido en la Deepwater Horizon, la EPA fue asignada para calibrar las medidas que se debían tomar ante BP. El organismo decidió que el Gobierno de Estados Unidos no podía hacer negocio con personas o empresas que no son responsables con el medio ambiente ni con la sociedad en general.

Un cambio de tendencia

La suspensión temporal a BP supone que ni empresa ni sus filiales puedan conseguir nuevos contratos con el Gobierno federal de Estados Unidos, como tampoco subvenciones u otras operaciones. Al menos, hasta que la empresa pueda demostrar a la EPA que cumple con los requisitos mínimos en relación con el respeto al medio ambiente. La suspensión, en todo caso, no afecta a los acuerdos ya firmados.

Esos contratos perdidos pueden suponer millones de dólares para BP, pero, aún hay algo más importante: parece un cambio de tendencia en las relaciones entre los gobiernos y las empresas petroleras. Hasta ahora, habían mandado las últimas.