Eficiencia energética en oficinas
Mira los edificios de oficinas de tu ciudad. Pueden estar con las luces encendidas todo el día. Y, en algunos casos, toda la noche. Siempre me he preguntado si alguien estará trabajando a esas horas o las luces estarán encendidas inútilmente la energía de las bombillas. Un mundo sostenible pasa ineludiblemente por el ahorro eléctrico en las oficinas, lugares donde pasamos gran parte del día, cuando no la mayor parte. Hay que apostar por la tecnología y encontrar soluciones para reducir costes.

Para discutir el tema y proponer nuevas soluciones se celebra el World Office Forum (WOF), un evento dedicado a la sostenibilidad de edificios de oficinas. En el WOF se organizan reuniones entre expertos o cualquiera que quiera aprender e intercambiar opiniones y experiencias. También se promueven nuevas relaciones profesionales, se estimula el debate abierto y el trabajo en común.

Una de las empresas que participa en el WOF Green Office Madrid es Philips, para la que, en el entorno de trabajo, una iluminación correcta, no sólo es más respetuosa con el medio ambiente, sino que también ayuda a que el trabajador desempeñe mejor su trabajo, cometa menos errores e, incluso, se consigue un menor absentismo laboral. Según los cálculos de la empresa Philips, en un entorno industrial, cambiar el alumbrado de 300 a 500 lux puede incrementar potencialmente la productividad en un 10%. Por otra parte, es importante un buen uso de los espacios. Un buen diseño y gestión de las salas, con un correcto alumbrado, puede mejorar la productividad de la empresa. Y, para una mayor eficiencia (y más en tiempos de crisis donde se busca el ahorro en cualquier partida presupuestaria), es indispensable usar iluminicación de bombillas LED.

La iluminación puede suponer el 40% de todo el gasto en electricidad de un edificio. Pero, en edificios públicos y centros comerciales puede llegar a suponer un 60%. Si se usan correctamente las soluciones de alumbrado eficiente (bombillas LED, controles de la luz…) se puede conseguir un ahorro de un 70% o más, con lo que se ahorra en la factura de la luz y supone un beneficio para el medio ambiente.

Según algunos cálculos, un 80% del alumbrado de las oficinas en todo el mundo es obsoleta e ineficiente. Sólo el 1% de los edificios usan algún tipo de control de alumbrado, como detectores de presencia o controles de luz diurna. En un edificio de 2.000 m2 en el que trabajen cien trabajadores, se podrían ahorrar más de 32 toneladas de dióxido de carbono (y 6.500 euros) si se usaran tecnologías más eficientes en la iluminación de los espacios.