El agua en mal estado causa más muertes que las guerras
¿Te preocupan las guerras? ¿Crees que es el mayor mal de la humanidad? Puede que estés equivocado. El agua contaminada produce muchas más muertes que las guerras que hay en el mundo. ¡Y hay muchas guerras, demasiadas!

En los países ricos y desarrollados no existe ese problema. Tal vez por eso muchos de sus ciudadanos no saben que, en otros lugares del mundo, la situación es diametralmente opuesta. El dinero permite disfrutar de depuradoras, que tratan el agua de desecho antes de que llegue a los ríos, lagos o mares. El agua, en los países ricos, está en relativo buen estado. Pero, en los países pobres, no. Se calcula que el 90% de las aguas grises se vierten sin depurar.

La consecuencia de este sistema es que, cada año, mueren más personas por enfermedades relacionadas con el agua contaminada que por cualquier forma de violencia, incluidas las guerras, según un informe de la ONU.

Cada año, fallecen 1,8 millones de niños menores de cinco años por agua contaminada. Uno cada veinte segundos. Las víctimas de estas dolencias ocupan la mitad de las camas de los hospitales de todo el mundo.

En el Día Mundial del Agua, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente quiere recordar estas cifras y llamar a una actuación urgente para mejorar la gestión del agua en los países que no tienen recursos. Se deben tratar estos residuos: dos millones de toneladas de desechos, que contaminan 2.000 millones de toneladas de agua al día. Si no se hace algo, la situación empeorará todavía más.

Pero las aguas contaminadas no sólo producen muertes y enfermedades al ser humano. También perjudica a los ecosistemas marinos. Según el organismo medioambiental de la ONU, 245.000 kilómetros cuadrados de zonas marinas están muertas. Por último, influye en el cambio climático, ya que las emisiones de metano contribuyen al calentamiento global.

La población mundial actual crece y, sobre todo, aumenta en las ciudad. En las áreas urbanas de los países en desarrollo, las infraestructuras de saneamiento no son las adecuadas. Hay que gestionar las aguas residuales. Las aguas residuales matan a la gente. Literalmente.