El agua no es gratis
El agua es un recurso escaso que le solemos dar poca importancia. ¿Te imaginas cómo sería tu vida sin ella? No la cuidamos como se merece. Toma nota de estos consejos, y verás que ahorrar agua es mucho más fácil de lo que imaginas. Si consigues ponerlos en práctica, estarás cuidando al planeta y también tu bolsillo.

Procura mantener las instalaciones en buen estado. La grifería de tu hogar debe funcionar correctamente. De no ser así, acude a un profesional para reparar todo lo que no funcione. No olvides revisar las fugas y filtraciones en llaves y tuberías. Cierra el grifo cuando no lo necesites y no dejes correr el agua innecesariamente.

Emplea un vaso al cepillarte los dientes, y un cuenco al lavar frutas y verduras. Es mejor evitar lavar con el chorro de agua. Coloca un tapón en el desagüe de la cocina para dejar en remojo la vajilla sucia, así te será mucho más fácil la limpieza.

Utiliza baldes para la limpieza de pisos, paredes y vidrios, usa cubos con agua y jabón o desinfectante para lavar, y otro con agua limpia para enjuagar. Luego, utiliza el agua jabonosa para limpiar los inodoros. Mientras que la del enjuague, para regar las plantas o el jardín.

Evita descongelar alimentos con agua, muchas veces la falta de tiempo para organizar las comidas lleva a tener cantidad de productos congelados. Para descongelar saca los alimentos freezer la noche anterior. También debes optimizar el uso de tu lavarropas. Ocupando toda la capacidad en cada lavado, tu lavadora requerirá menos ciclos por semana.

Por último, utiliza la ducha para bañarte. Piensa que llenar una bañera entera gasta lo mismo que tres duchas rápidas. Incluso, puedes solamente abrir la llave de agua para mojarte y enjuagarte, manteniéndola cerrada mientras te enjabonas. Al final de mes notarás el ahorro en la factura del agua.

Recuerda que es un recurso escaso, no es gratis. Muchas personas viven en la pobreza sin agua, no la desaproveches.