El aire limpio aumenta la productividad de los trabajadores
Las ayudas de las administraciones públicas para fomentar una economía sostenible (y, también, las multas por contaminar) son el mejor incentivo para que las empresas respeten el medio ambiente. Pero, a partir de ahora tendrán otra razón para ciudar el medio ambiente, pues también afecta, indirectamente, a lo más preciado para la mayoría de los empresarios: el dinero.

Un nuevo informe de la Oficina Nacional de Investigación Económica, titulado El impacto de la contaminación sobre la productividad de los trabajadores concluye que el aire contaminado repercute en los trabajadores y que, un aire libre de contaminación, hace más producitivos a los empleados. Así, indirectamente, las empresas ganarían más dinero. Aparte de que los estados se ahorrarían también dinero en gasto sanitario.

En definitiva, el citado informe recomienda invertir en acciones que disminuyan la contaminación como una forma de inversión en capital humano o, dicho de otro modo, como una herramienta para promover el crecimiento económico. Los autores del trabajo encuentran pruebas de que los niveles de ozono, por ejemplo, que representa uno de los contaminantes más comunes, tienen un impacto significativo en la productividad.

Según los datos que se han manejado en el estudio, los niveles de ozono muy por debajo de los estándares federales (en Estados Unidos) de calidad del aire tienen un impacto significativo en la productividad: una disminución de 10 ppb (partes por millón) de la cantidad ozono puede hacer aumentar la productividad del trabajador en un 4,2%.

Los autores del estudio apelan directamente a los responsables políticos para que tengan en cuenta esto en los presupuestos, en especial, en las partidas destinadas a incentivar el crecimiento económico. Así, no se trata de trabajar más, se trata de trabajar mejor y, sobre todo, de hacerlo en un medio ambiente limpio. Este estudio lo demuestra, pero el sentido común también va por ese camino.