El árbol más alto del mundo
Hyperión, nombre de origen griego, significa el que vive en las alturas y, tratándose de un árbol así bautizado, es bien fácil adivinar que no se trata de un bonsái, precisamente. Muy al contrario, este increíble vegetal ostenta el doble récord de ser el árbol y también el ser vivo más alto del planeta.

Como el Titán que recibió el nombre de Hiperyon en la mitología griega, también este árbol es hijo del cielo (representado por el dios Urano) y de la Tierra (su esposa, la diosa Gea). No en vano, sus ramas y sus raíces van en uno y otro sentido con gran vigor. Pero, aunque parezca imposible, aun siendo el más alto, podría haber otros árboles que lo superaran en el pasado. En concreto, también se cree que un eucalipto de Australia superó los 150 metros, según mediciones realizadas en 1872, una altura que rompe el techo establecido por la ciencia.

O, por qué no, quizás haya algún árbol aún más alto aún sin descubrir. En todo caso, también cabe la posibilidad de que nuevos árboles lo hagan en el futuro o quizás él mismo se supere, pues con sus 115,55 metros de altura, esta Sequoia sempervirens todavía no ha llegado al límite teórico de crecimiento de un árbol, establecido entre los 122 y los 130 metros.

Las secuoyas

El descubrimiento de Hyperión fue el 8 de septiembre de 2006, fecha que también significó el final del reinado para el Stratosphere giant, otro árbol de la misma especie que medía la friolera de 112,83 metros de altura.

¿Pero, cómo es de alto el Hyperión? Sí, sabemos que son casi 116 metros de altura, pero lo cierto es que un árbol de estas dimensiones cuesta de imaginar. Para hacernos una idea, podemos pensar en una altura 21 metros superior a la de la famosa estatua de la libertad.

El árbol más alto del mundo
En la actualidad se conocen alrededor de 135 secuoyas que sobrepasan los 100 metros de altura y, curiosamente, junto a Hyperión hay otras tres secuoyas que también superan al Stratosphere giant. Eso sí, desconocemos su ubicación exacta para evitar daños causados por turistas y curiosos en general.

Por último, recordemos que las secuoyas tienen unas hojas en forma de aguja que suponen un menor estrés hídrico para el árbol, lo que le facilita ganar altura y, en suma, desafiar la fuerza de la gravedad con mayor éxito gracias, asimismo, a unas excelentes condiciones climatológicas y de riqueza del suelo.