El bebé panda del Zoo de San Diego celebra sus cien días
Tal y como aconseja la tradición china, este osito panda debía esperar hasta cumplir los cien días para tener nombre. Y así ha sido, el pequeño ha sobrepasado la mágica cifra siendo criado en cautividad, algo realmente difícil y, por lo tanto, meritorio. Ahora, su mirada vivaracha y los seis dientes que ya le han salido hacen ver su futuro con optimismo. Siguiendo la costumbre, pronto será bautizado con un lindo nombre que todavía se desconoce.

Espabiladito como él sólo, hace las delicias del público y de sus cuidadores, que lo miman con celo día y noche. De hecho, que el pipiolo haya superado los cien días de vida es gracias a ellos, en buena parte. Sus desvelos han obtenido sus frutos, y el pequequín es un auténtico primor, toda una joyita para el zoo, así como una gran contribución para la especie.

El cumpleaños ha sido este mismo miércoles, ya que nació el pasado mes de julio en el mismo zoológico, y el próximo 13 de noviembre tendrá otra celebración no menos importante, en la que se le bautizará. Es decir, será entonces cuando este adorable oso tenga un nombre oficial, por fin.

Una fiesta y un nombre

Tratándose de todo un personaje, ahora mismo el más popular de todo el zoo, la fiesta será multitudinaria. A la cita no faltará Bai Yun, su madre, un oso panda cedido por China que también ha logrado la hazaña de dar a luz en cautividad.

Recordemos que incluso en libertad los osos pandas tienen muchos problemas para reproducirse. Su fertilidad está programada genéticamente para que su descendencia sea escasa, un auténtico problema que se une a la falta de hábitat y ha puesto a la especie al borde de la extinción. Pero hoy no es día de penas, así que os dejo con un vídeo para disfrutar del sedoso encanto de este ser maravilloso: