El boquerón del Cantábrico escasea
La campaña de pesca del boquerón (también llamado bocarte, sobre todo en la costa del Mar Cantábrico) ha acabado antes de tiempo. El portavoz de la flota pesquera asturiana, Rafael Rodríguez, afirmó: «Los resultados fueron flojos. A algunos barcos les habrá ido mejor que a otros, pero en general todo ha sido muy flojo». Añadió, respecto a la temporada de es este año que a lo largo de toda la costa las capturas han sido flojas, los precios bajos y la demanda escasa. El caladero ha estado cerrado durante los últimos cinco años y los pescadores del Cantábrico no han podido negar que esperaban más. También han reconocido que muchas capturas “eran de pequeño tamaño”, además de ser escasas en cantidad. Se ha tardado dos meses y medio en completar el cupo de 5.000 toneladas.

En todo caso, todo lo anterior no ha repercutido en los precios de la industria conservera, principal compradora de los pescadores del Cantábrico, ya que tienen un buen suministro proveniente de la importación. «Les está llegando bocarte de buen tamaño a las conserveras por tres euros el kilo. En esas condiciones no se podía esperar nada», señaló Rafael Rodríguez.

Con vistas al año que viene, habrá que esperar a que los informes científicos evalúen el estado de la población de alevines de boquerones y, según los datos de estos estudios, se reabrirá o no el caladero, los cupos o, en último caso, se prohibirá de nuevo la pesca de esta especie para intentar su recuperación.

En los próximos meses comenzará la temporada de la sardina, pero no se espera mucho mejor. Por el momento, sólo en la parte sur de la costa gallega se han visto algunos bancos. La sardina está muy vinculada a la fiesta de San Juan en muchas zonas costeras de España y, por lo tanto, la especie logra en estas fechas la máxima cotización. En Cantabria comenzarán también en breve las capturas de atún y chicharrillos.