El calentamiento global aumentará los crímenes
Decir que el calentamiento global es un crimen contra el planeta es algo distinto a afirmar que éste traerá más crímenes, entre otras formas de delincuencia, si bien ambas afirmaciones son veraces. Y si el culpable de lo primero es el ser humano, de lo segundo lo son sobre todo las olas de calor, durante las que se registrarán en los Estados Unidos más actos delictivos, incluyendo asesinatos y violaciones, advierte un nuevo estudio realizado por Mathew Ranson, sociólogo de Abt Associates, una afamada consultora de Cambridge, Massachusetts.

Obviamente, echarle la culpa al clima de un acto criminal no es de recibo, incluso sería indignante, pero si por un lado el ser humano es culpable del calentamiento global, ese aumento de las temperaturas podría provocar a su vez que se cometan más crímenes, simplemente eso. Se trata de un juego maldito que todo lo alcanza, que acaba convirtiendo el imparable avance del cambio climático en una influencia perniciosa para la humanidad en distintas facetas.

Tan impactantes resultan las cifras estimadas de delincuencia provocada por el cambio climático como aquellas otras que estiman las pérdidas económicas que ellos supondría. Por ejemplo, a lo largo del próximo siglo, las temperaturas más altas conllevarán unos gastos sociales de alrededor de 115 mil millones de dólares.

Más policía

El estudio también pronostica que durante ese mismo periodo se espera un aumento del 2,2 por ciento en homicidios, del 3,1 en violaciones y un aumento del 2,3 por ciento en asaltos con violencia, así como el 1 por ciento en robos y, en concreto, un aumento del 0,8 por ciento en los casos de robo de vehículos.

El calentamiento global aumentará los crímenes
En 2090 se espera que los índices de criminalidad en la mayoría de los delitos cometidos serán entre un 1,5 y un 5,5 por ciento más alto. Para llevar a cabo el estudio se han contrastado datos que relacionaban estadísticas de delincuencia y distintos estudios meteorológicos en unos 3.000 condados de la nación.

Este incremento de la delincuencia exigiría “un refuerzo inmediato y permanente del 4 por ciento en el tamaño de la fuerza policial estadounidense”, concluye el estudio.