El cambio climático mata a las crías de pingüinos
El cambio climático está fastidiando a las crías de los pingüinos. Según un par de estudios recién publicados en la revista PLOS ONE, dificulta la crianza de los pingüinos Adelaida en la Antártida e incluso llega a diezmar a los polluelos de la colonia de Magallanes, la mayor del mundo, a consecuencia de los eventos extremos.

La influencia es directa, pues de las 200.000 parejas de pingüinos de Magallanes (Spheniscus magellanicus) que anidan cada año en Punta Tombo, Argentina, se han estudiado 3.500 polluelos menores de tres meses nacidos entre 1983 y 2010, con el escalofriante resultado de que cada año el 7 por ciento de ellos murió de hipotermia por las tormentas, que el cambio climático intensificado. Una cifra enorme si consideramos que en el transcurso de 27 años, una media de un 65 por ciento de las crías fallecieron cada año, señala este estudio de la Universidad de Washington.

El otro estudio también concluye que se sufre un “gran impacto en la supervivencia y éxito reproductivo de las crías”, tal y como dice la principal autora del primero, Dee Boersma, bióloga de la Universidad de Washington. En este caso, sin embargo, hay una diferencia, pues en los 13 años de seguimiento se observó una importante influencia en la supervivencia más relacionada con la falta de alimentos.

Ruptura de las placas de hielo

El problema de la ruptura de los icebergs fue más bien el detonante, al margen de la evidente influencia de otros posibles eventos extremos de cara al futuro. En concreto, se señala que en 2001 dos colosales icebergs invadieron la zona de alimentación de los pingüinos, concretamente en el mar de Ross.

El cambio climático mata a las crías de pingüinos
El mayor obstáculo para esta colonia fue, por lo tanto, esta ruptura, dificultando de forma importante el acceso al alimento. Sin embargo, aún así, buena parte de los animales se las apañaron para poder criar a sus polluelos, concluye el estudio del Centro Francés de Investigaciones Científicas.