El cambio climático oscurece el color del hielo
¿Qué ha ocurrido para que la nieve se vea ensombrecida, grisácea, acaso algo le impide ser tan blanca como acostumbra? La respuesta es sencilla: el calentamiento global es el responsable de que en algunas zonas del polo Norte esté volviéndose gris, fundamentalmente a consecuencia de una aceleración del deshielo, advierte un estudio francés publicado en Nature Geoscience.

A partir de obsevaciones de imágenes satelitales, los investigadores han demostrado que desde 2009 la nieve de primavera que cubre Groenlandia es menos blanca, y se se ensombrece debido a la presencia de polvo que la ensucia más que antes por la disminución de hielo.

Menos nieve y más gruesa

El ensombrecimiento no sólo se debe a la concentración de polvo, sin embargo. A ello hay que añadir un descubrimiento anterior que relacionó su tono gris con un aumento del grosor de la nieve, con lo que igualmente pierde blancura. En este caso, además, el estudio consigue explicar este fenómeno de ensombrecimiento que se aprecia no por su grosor, sino de forma estacional, en concreto coincidiendo con la primavera.

Piel de menor pureza, al fin y al cabo, que se mezcla con la tierra de grandes zonas que quedan sin cubrir por la falta de hielo. El viento mueve su superficie y arrastra partículas de polvo que acaban oscureciendo el color del hielo, al tiempo que aceleran el deshielo, creándose un círculo vicioso pues perder su blancura hace que refleje el sol de forma distinta. El fenómeno podría producirse en otros entornos y, por supuesto, extenderse y agravarse en las regiones donde se ha observado.

El cambio climático oscurece el color del hielo
Los sorprendentes resultados requieren un seguimiento en los próximos años, así como nuevos estudios en otros puntos geográficos, señalan los investigadores que han participado en el estudio, llevado a cabo conjuntamente por Météo France de Grenoble, el centro de estudio de la nieve, la Universidad Joseph-Fourier y meteorólogos de Toulouse.