El cambio climático podría elevar más las temperaturas
El cambio climático podría provocar un mayor calentamiento global, advierte un nuevo estudio que tiene en cuenta las nubes como un factor decisivo que hace pensar que los modelos aceptados hasta ahora son equivocados.

Publicada en Nature, la investigación concluye que el clima de la Tierra es mucho más sensible a las emisiones de dióxido de carbono de lo que se pensaba y sostiene que es más probable de lo que se creía un aumento de la temperatura de 4 grados centígrados para el año 2100.

Los resultados de la investigación corrigen las predicciones de los modelos climáticos anteriores, pero no para darles la razón a los escépticos. Todo lo contrario, si esos modelos no son válidos es precisamente por errar en su análisis, cuyos resultados se quedan cortos por reproducir con acierto los procesos que conducen a la formación de nubes.

Una correcta apreciación de esos procesos, siempre según este informe, arroja un resultado nada esperanzador. Es decir, pinta un futuro bien negro, con un aumento de las temperaturas medias globales que tendrá un profundo impacto en buena parte del mundo y, por lo tanto, también en las economías de muchos países.

Predicciones alarmantes

Según el estudio, liderado por científicos australianos y franceses, el vapor de agua se distribuye a diferentes alturas en la atmósfera, formándose por ello menos nubes conforme el clima se caliente. Un fenómeno que aumentará la cantidad de luz solar en la atmósfera, potenciando el calentamiento global, mucho más sensible a los gases que atrapan el calor, como el CO2. Resultado: el mundo puede esperar un aumento de la temperatura de “al menos” 4 grados centígrados en 2100 si, tal como se predijo, se duplica el CO2 en la atmósfera o, lo que es lo mismo, en 2200 podría aumentar más de 8 grados centígrados.

El cambio climático podría elevar más las temperaturas
El estudio analiza cómo afecta la formación de nubes al clima, tema considerado una gran incertidumbre en las predicciones del cambio climático. Básicamente, tener en cuenta debidamente el vapor de agua liberado en la atmósfera modifica las predicciones del aumento de temperaturas a consecuencia de las emisiones de CO2. Una acertada predicción de la cobertura de nubes es fundamental, pues las nubes reflejan la luz solar, reduciendo el impacto del calentamiento global.