El cambio climático provocará el estancamiento del aire
La contaminación atmosférica no sólo dispara el cambio climático con sus emisiones de carbono, sino que además acabará agravando las consecuencias de esa polución mediante un estancamiento del aire que será especialmente duro en las ciudades.

En efecto, además de provocar el aumento de las temperaturas, del nivel del mar y toda una míriada de eventos extremos, el calentamiento global afecta al ciclo hidrológico y a la circulación atmosférica, con efectos que serán desastrosos en zonas habitadas.

La escasa circulación de las masas de aire agravará aún más el nivel de contaminación que sufrirán las ciudades y, en general, cualquier otro espacio polucionado, un problema que afectará especialmente a grandes áreas de India, México y la Amazonia, así como en el oeste de los Estados Unidos, según un estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

Menos vientos y sequía

Este efecto del cambio climático ya se conocía, pero no suele centrar el interés de los científicos. En este estudio dirigido por Daniel E. Horton, sin embargo, se destaca su importancia y gran influencia en el estancamiento atmosférico.

A finales del siglo XXI, se espera una mayor frecuencia de situaciones críticas a consecuencia del estancamiento del aire en las zonas mencionadas y, en general, en la mayor parte de las regiones tropicales y subtropicales, así como en latitudes medias aisladas. Ello significará que los vientos serán cada vez más ligeros y habrá menos precipitaciones, con lo que la contaminación que normalmente se dispersa quedará estancada.

El cambio climático provocará el estancamiento del aireLos autores del estudio recuerdan la gravedad de las consecuencias que ya está ocasionando la contaminación atmosférica exterior en la salud, con un aumento de enfermedades y de la mortalidad prematura, que actualmente ya causa más de 7 millones de muertes anuales, según la Organización Mundial de la Salud.

Aunque el estancamiento en sí no es peligroso para la salud pública, cuando se produce en una atmósfera contaminada se convierte en un importante problema, que la ausencia de lluvias agrava más, si cabe. En un futuro próximo, ello obligará a fijar nuevos mínimos de contaminación atmosférica, pero sobre todo a cumplirlos, y a buscar maneras efectivas de limpiar el aire.