El cambio climático y el alcalde de Nueva york, Michael Bloomberg, piden el voto para Obama
El huracán Sandy ha ocurrido en plena campaña presidencial de Estados Unidos. Un recordatorio, quizá, del planeta, dirigido a los votantes de Estados Unidos: no os olvidéis del cambio climático cuando vayáis a depositar el voto. El propio alcalde de Nueva York se ha pronunciado al respecto y ha asegurado que votará por Barack Obama, entre otras razones, por las decisiones que el presidente ha tomado en la lucha contra del calentamiento global, cuyos efectos, según el alcalde, se han dejado notar en la fuerza del huracán Sandy.

Las inundaciones y los incendios que ha sufrido Nueva York, que requerirán años de trabajo de recuperación y reconstrucción, han decidido a Michael Bloomberg a pedir, indirectamente, el voto por Obama. Bloomberg, en las pasadas elecciones presidenciales, no había opinado sobre los candidatos.

El metro de Nueva York continúa parcialmente cerrado. Algunos residentes de la ciudad y diversas empresas aún no han podido volver a la normalidad. En sólo catorce meses, dos huracanes han obligado a evacuar barrios, algo que el Gobierno municipal nunca había hecho antes. El alcalde parece bastante harto de tener que aguantar los inconvenientes de los fenómenos climáticos extremos.

El clima está cambiando. En todo el mundo. Hay que tomar decisiones para enfrentarse a esta realidad y los líderes políticos de todo el mundo deben ser claros al respecto, deben impulsar acciones inmediatas y decisivas. Romney se burla del cambio climático, ¿cómo va a intentar hacer algo al respecto?

Para Bloomberg, un político muy carismático en su país y a quien, a buen seguro, harán caso muchos votantes estadounidenses, cree que la lucha contra el cambio climático no puede ser cosa de un solo país. En su opinión, es necesario un liderazgo desde la Casa Blanca y el presidente Barack Obama ha dado pasos importantes para reducir las emisiones de carbono del país, como aumentar los estándares de eficiencia de combustible para automóviles y camiones, controles más estrictos sobre las emisiones de mercurio o el apoyo a las renovables.