El chocolate en peligro de extinción
Prácticamente la mitad de la producción mundial de cacao procede de Costa de Marfil y Ghana. Pero existe un problema y es que las plantaciones en estos países están desapareciendo. Los agricultores ganan solamente 56 céntimos de euro al día en unas duras condiciones de trabajo, es por eso que han dejado de lado el chocolate para dedicarse a cultivar otras plantas más rentables, como agrocombustibles, incluso para algunos la situación es tan mala que se han planteado abandonar el campo para buscar trabajo en la ciudad.

Por otro lado, la sobreexplotación de chocolate ha mermado considerablemente la fertilidad de muchos cultivos y ahora los grandes países productores no disponen de incentivos para plantar árboles y esperar otros cinco años para una nueva cosecha. Todo en una situación en la que la demanda mundial de cacao es ya superior a la oferta y los precios no han dejado de subir en los últimos meses. Las empresas chocolateras están viendo como sus costes de materia prima aumentan y la situación parece insostenible para muchas de ellas.

La buena noticia es que los cultivos se han extendido a otros países productores de cacao. Sin embargo, el chocolate solo crece en latitudes de diez grados del ecuador, de modo que el chocolate está en peligro de extinción. La oferta no cubre el rápido crecimiento de la demanda, con nuevos y enormes mercados, como la India o China que ahora parece que han descubierto el chocolate.

Nestlé ha puesto en marcha un proyecto para crear cooperativas de campesinos que mejoren sus condiciones económicas, con el objetivo de replantar de 10 millones de hectáreas en África. Los cultivos de cacao basados en comercio justo pueden ser la solución al problema, pero puede que dentro de unos años el chocolate desaparezca. Una mala noticia para muchas personas que adoran este dulce.