El coche volador eléctrico, cada vez más cerca
Será mucho pedir que los coches vuelen, de acuerdo, pero ya puestos, además estaría bien que quepan en cualquier garaje, no necesiten pista para despegar y, además, sean vehículos cero emisiones. En fin, lo sueños, sueños son… O quizás no, porque esta quimera podría estar a punto de convertirse en realidad por doble partida.

Similar al futuro modelo TF-X de Terrafugia, un coche volador que tiene motor híbrido (gasolina y electricidad), tamaño de utilitario y despega desde una posición vertical, el Skylys es un coche eléctrico pequeño de configuración modular, su principal peculiaridad, ya que al despegar se acopla a un módulo especial de vuelo que luego también deja atrás al aterrizar.

El coche volador eléctrico, cada vez más cerca
Ya sea por un atasco o porque se quieran cubrir distancias mayores, incluso para servicios de urgencia, estos coches tienen una utilidad más que evidente, aunque más bien parezcan cosa de ciencia ficción. Y, si bien el diseño desarrollado por Mix Aerospace todavía es un concepto, está buscándose financiación para fabricar los primeros prototipos en un futuro próximo. Por su parte, según sus creadores, el TF-X comenzará a comercializarse en 2015.

Un proyecto difícil de vender

Mix Aerospace todavía no ha elegido un diseño definitivo para su Skylys, pero ya visualiza aplicaciones de protección civil para la policía, bomberos, ambulancias y unidades de rescate, además de posibilitarse un uso privado.

Actualmente se intenta reunir el efectivo necesario, es decir, la friolera de 2,25 millones de euros a través de Indiegogo. Es la única manera para llevar a buen término su idea y establecerse en Silicon Valley. Sin embargo, pese a lo atractivo que es el concepto de un coche de cero emisiones volador, no están teniendo mucho éxito. Va a ser que eso de volar con el coche todavía es demasiado difícil de creer para el común de los mortales…