El Cóndor de California, carroñero amenazado por la caza con balas de plomo
Cuando los ciervos caen abatidos en una cacería, también corre peligro la vida de los Cóndores de California. Esto es así porque son aves carroñeras y se envenenan al ingerir el plomo de los perdigones que queda en el cuerpo de los animales, tal y como está ocurriendo en California, denuncia un nuevo estudio.

Actualmente no queda ni medio millar de ejemplares de esta especie en estado crítico, por la que se hacen ímprobos esfuerzos para salvarla de la extinción. Ahora, con el descubrimiento de esta nueva amenaza peligran los avances logrados en los últimos años, que no fueron pocos, pues sus ejemplares aumentaron desde los 22 hasta los actuales 400.

En concreto, de cada diez ejemplares analizados cada año de 1997 a 2010, dos sufrían envenamiento con plomo y hubo que tratarlos. Otros muchos mueren por esta causa. Un número excesivo, sobre todo teniendo en cuenta su escasa población, por lo que el estudio concluye que si no se resuelve este problema será inviable la vida de la especie en la naturaleza.

Según recalcan los autores del estudio, divulgado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, dejado a su suerte, el ave desaparecerá sin remedio en unas pocas décadas. Actualmente no lo hace porque está destinándose 5 millones de dólares anuales para salvarlo, pero este gasto resultará insostenible a largo plazo, apuntan.

Aunque en California hay una prohibición parcial del uso de balas de plomo en el hábitat de estas aves, las más grandes de América del Norte, en realidad no hay ningún estudio que pruebe que ello haya reducido el número de envenenamientos en esta especie, que también puede encontrarse den Arizona, y Baja California en México.

Aunque hay alternativas al plomo, los intentos de recortes legales indefectiblemente se topan con la enconada oposición de los cazadores. ¿Por cierto, y por qué no buscar alternativas a la caza? Así salvaríamos dos animales de un tiro, al ciervo y al pájaro. ¿O no?