El latido del corazón, una fuente de energía renovable
Generar energía renovable aprovechando los latidos del corazón es posible gracias a un interesante invento realizado por un equipo de investigadores estadounidenses.

Si por un lado ya son una realidad los chips introducidos en el organismo para mejorar la salud o hacernos la vida más fácil, en este caso la novedad es que el dispositivo genera electricidad al aprovechar los latidos del corazón con el fin de alimentar un marcapasos.

Se trata de un implante que proporciona una fuente de energía conveniente no sólo por ser limpia e inagotable, sino también por constituir una alternativa con importantes ventajas para el usuario, pues genera hasta ocho voltios, permitiendo hacer funcionar un marcapasos sine die.

Un futuro prometedor

De este modo, a través de este microchip, el constante movimiento del corazón lograría mejorar los actuales modelos de marcapasos actuales, en constante renovación para conseguir una mayor eficiencia. En principio, sería un gran avance evitar el cambio de batería.

Hasta la fecha, se han probado prototipos con éxito en corazones, pulmones y diafragmas de animales de granja, como vacas, ovejas y cerdos, pues poseen órganos de tamaño similar a los nuestros. En un futuro próximo, se espera poder avanzar en los experimentos hasta llegar a una aplicación en humanos.

El latido del corazón, una fuente de energía renovable
El sistema logra por primera vez una eficiencia suficiente para poder resultarnos útil. Básicamente, la contracción del corazón o del órgano en cuestión dobla los nanomateriales con los que se ha producido para así obtenerse electricidad, que va recargándose en una batería que también incluye el chip.

Sus creadores, científicos de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, confían en sus grandes posibilidades en el futuro para la creación de prótesis clínicas de aplicación interna y también superficial. En este segundo caso, se podría generar energía para aparatos externos.