El coste de la contaminación en Europa
La contaminación atmosférica procedente de los 10.000 complejos contaminantes más grandes de Europa ha costado a los ciudadanos entre 102.000 y 169.000 millones de euros en 2009. Muchas personas no creen que haya que tomar medidas para proteger el medio ambiente. Quizá se decidan a apoyar medidas para reducir este enorme gasto económico. Este cálculo es una de las conclusiones contenidas en un nuevo informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) en el que se han analizado los costes de los perjuicios para la salud y el medio ambiente ocasionados por la contaminación atmosférica.

La mitad del coste total de los daños medioambientales, entre 51.000 y 85.000 millones de euros, fue provocado por 191 complejos industriales, según el informe Revealing the costs of air pollution from industrial facilities in Europe (Los costes de la contaminación atmosférica procedente de las plantas industriales en Europa al descubierto), que ofrece una lista de las plantas industriales que suponen un mayor daño.

El análisis revela los elevados costes generados por la contaminación procedente de las centrales eléctricas y otros complejos industriales de gran tamaño, ha afirmado la profesora Jacqueline McGlade, directora ejecutiva de la AEMA. La estimación de costes se ha elaborado utilizando los datos sobre emisiones que notifican los propios complejos, así que nadie podrá decir que el análisis ha sido falseado o exagerado.

Se han utilizado, así mismo, herramientas existentes que emplean los responsables de las políticas para estimar los perjuicios en la salud y el medio ambiente y se han descubierto algunos de los costes ocultos de la contaminación. “No podemos permitirnos ignorar estas cuestiones”, añadió la profesora McGlade.

Entre las plantas industriales incluidas en el análisis se encuentran las grandes centrales eléctricas, las refinerías, las industrias que emplean combustión en sus procesos de fabricación, los residuos y determinadas actividades agrícolas. Las emisiones de las centrales eléctricas representan la mayor parte de los costes medioambientales (estimados entre 66.000 y 112.000 millones de euros). Otras contribuciones significativas a los costes totales procedían de los procesos de producción (entre 23.000 y 28.000 millones de euros) y la combustión en los procesos de fabricación (entre 8.000 y 21.000 millones de euros).

Algunos sectores están excluidos del análisis de la AEMA, como el transporte, los hogares y la mayoría de actividades agrícolas. Si se incluyeran estos sectores, el coste de la contaminación sería incluso superior.

Seiscientas plantas industriales en toda Europa generan el 75% de la contaminación atmosférica de todo el continente.

La situación en España

En el caso concreto de España, más de cuarenta fábricas aparecen en la lista de instalaciones industriales más contaminantes de toda Europa. Además, la emisión de gases contaminantes por parte de estas instalaciones, en el caso de España, suponen costes por una cantidad de 10 millones de euros.

La central térmica Litoral de Carboneras (Almería) es la más contaminante de las españolas. Se sitúa en el puesto 57 de la lista. Después, encontramos la central térmica de Aboño, ubicada en Gijón, en el número 70 de la lista europea. La unidad de producción térmica de As Pontes (en Galicia), en el 83, y la planta siderúrgica de Avilés y Gijón (en Asturias), en el 89, completan las industrias españolas más contaminantes.

Alemania, Polonia, Reino Unido, Francia e Italia, donde se sitúan la mayoría de las plantas de gran tamaño, son los países que más contribuyen a los costes totales causados por daños al medio ambiente. Pero, si se tiene en cuenta la productividad de las economías nacionales, el orden de los países cambia. Así, las emisiones procedentes de países como Bulgaria, Rumania, Estonia, Polonia y la República Checa son relativamente más importantes si se consideran los costes por los daños medioambientales.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) contribuyen en mayor medida a los costes totales por daños medioambientales, en torno a 63.000 millones de euros en 2009. Se ha constatado que los contaminantes atmosféricos, como el dióxido de azufre (SO2), el amoniaco (NH3), las partículas (PM10) y los óxidos de nitrógeno (NOx), contribuyen a la lluvia ácida y pueden provocar problemas respiratorios. Éstos son responsables de daños valorados entre 38.000 y 105.000 millones de euros al año.