El desarrollo económico de China supone una contaminación inaguantable
Jiangsu es una provincia china situada al este del país, con más de mil kilómetros de costa en el mar Amarillo. Viven allí unos 70 millones de habitantes. Muchas industrias textiles y químicas se ubican es esta región desde 2003. Fue una medida del Gobierno chino para impulsar la economía de la región. Pero no se tuvo en cuenta el problema medioambiental que esto podía suponer.

Fábricas que producen papel y elaboran pesticidas y otros productos químicos contaminan la atmósfera de la provincia de Jiangsu hasta el punto de que cuarenta y una familias han tenido que ser desalojadas por el peligro que suponía la contaminación.

Muchos campesinos tienen que abandonar sus tierras del sureste de la región. Las fábricas dañan tanto su salud como sus cultivos. Alrededor de 30.000 metros cuadrados de cultivos que van a quedar abandonados. Es la aldea de Nanxin que, desafortunadamente para sus habitantes, se vio rodeada por el anillo de fábricas de productos químicos.

Los habitantes de esta región china han señalado que no pueden abrir las ventanas de sus casas cuando se quedan dentro. El olor de toda la zona es terrible, insoportable. Algunas personas sienten náuseas y mareos. No sólo el aire se encuentra contaminado, también las aguas de la aldea.

La región ha prosperado económicamente gracias a (o a pesar de) las fábricas. Sin embargo, no sólo los cultivos se han visto reducidos y dañados, sino también las granjas de animales. La flora de la región empeora día tras día y los peces de los ríos mueren. Muchos niños tienen asma. ¿No es un precio excesivo para conseguir el progreso económico?

Gobierno y empresas compensan económicamente a los habitantes de Jiangsu por los perjuicios causados, pero llega un punto en que la compensación económica no es suficiente. Cuando la contaminación atmosférica obliga a abandonar el lugar donde vives, no hay dinero en el mundo que lo compense.

Mientras tanto, Xie, el negociador climático chino en la Cumbre de Cancún considera que hay avances en los acuerdos climáticos.