El Día de Reforestación Toyota
El Día de Reforestación Toyota es una iniciativa de Toyota España que se pone en marcha cada otoño con la colaboración de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, la Fundación Biodiversidad y el aval del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Ya se ha celebrado dos años consecutivos: en 2008 y en 2009 y por lo que parece, los organizadores ya están preparando la edición de este año.

Según Toyota España, el Día de Reforestación tiene como misión principal conseguir divulgar la importancia de las acciones individuales en la concienciación de la sociedad; por eso son los niños los principales protagonistas, ofreciéndoles herramientas para los retos de sostenibilidad en el futuro.

Para que os hagáis una idea, en la última edición, celebrada el 22 de noviembre de 2009 participaron más de 10.000 personas, en su gran mayoría voluntarios: más de 4.000 familias de todos los rincones de España que contribuyeron a la regeneración de los suelos y bosques autóctonos con la siembra de más de 160.000 bellotas certificadas. Las zonas de actuación eran previamente señaladas por los concesionarios Toyota (participaron 63 concesionarios) de cada zona: cada concesionario identificó un terreno y se coordinó con los naturalistas locales para desarrollar la jornada de siembra.

Katsuhito Ohno, Presidente de Toyota España, participó activamente en el Día de Reforestación Toyota “Buscamos sembrar mentes y concienciarnos que solo hace falta un pequeño gesto para preservar la naturaleza” .

Cada familia participante recibió un kit de reforestación que incluía todo lo necesario para la jornada: una pequeña azada, treinta bellotas certificadas, instrucciones para la siembra y protectores para señalizar y proteger lo sembrado. Todo ello incluido en una bolsa ecológica y reciclable.

Ya con todo lo necesario, el naturalista de cada zona les explicó cómo llevar a cabo la siembra. Todos los participantes aprendieron como realizar la reforestación y la importancia que tiene para su entorno. Posteriormente, pasaron la mañana realizando la siembra.

“Todos escucharon atentamente las explicaciones y daba gloria ver en sus rostros y expresiones las ganas de participar en una actividad tan natural y beneficiosa”.
Salva, Naturalista de Japoauto (La Rioja)