La Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció que, el año próximo, comenzará las remodelaciones en su edificio central de Nueva York cuyo fin es la reducción del consumo energético en un 30%. Obras que, según la responsable del Departamento de Administración de la ONU, la mexicana Alicia Bárcena tendrán un costo de 1.900 millones de dólares.
La intervención en este edificio, ubicado en el East Side de Manhattan, comenzará en las diez plantas superiores hasta que, en 2014 se completen los trabajos en todo el inmueble. “Esto nos da la oportunidad de conseguir que la ONU sea un modelo ecológico. Es algo complicado porque estamos hablando de un edificio viejo que hay que renovar”, dijo la alta funcionaria de la organización.
En ese sentido, Bárcena destacó la complejidad de un proyecto que busca modernizar una estructura erigida hace más de cincuenta años. Un edificio, en el que trabajan 5.500 funcionarios y 1.200 empleados internacionales, y que no se ha sometido desde entonces a una remodelación total para adaptarse a las nuevas tecnologías y estándares de seguridad vigentes en la actualidad.