El Empire State se convertirá en un edificio ecológico
El Empire State, un edificio emblemático construido en Nueva York en 1931, está sufriendo una importante remodelación con el objetivo de evitar que se derrumbe pero también con la intención de convertirlo en un edificio verde. En total se han invertido 500 millones de dólares, de los cuales una quinta parte irá a parar a remodelaciones de carácter ecológico.

Con estos cambios, el Empire State Building será capaz de ahorrar hasta 4,4 millones de dólares en energía (unos 3,3 millones de euros). Este edificio de 102 plantas reducirá en un 38% el consumo de energía gracias a un proyecto que se divide en cinco etapas que cuestan 20 millones de euros cada una.

Este vuelco radical en la estructura del rascacielos se ha producido después de que se conociera que el 79% de las emisiones de dióxido de carbono de Nueva York provienen de los edificios de negocios. Gracias a nuevos sistemas de aire acondicionado, calefacción, mejoras en el aislamiento, luces que se encienden sólo cuando es necesario o la construcción de 6.500 nuevas ventanas, se conseguirá ahorrar el máximo de energía posible.